Esclavitud de San Juan Evangelista de La Laguna

Real Cuerpo de la Nobleza de Madrid
Real Hermandad del Santo Cáliz de Valencia

Real Hermandad de Infanzones de Illescas

Real Estamento del Principado de Gerona

Real Cofradía de Caballeros de Nuestra Sra. del Portillo
Ilustre Calbildo de Caballeros y Escuderos de Cuenca

Real Asociación de Hidalgos de España

Unión de la Nobleza del Antiguo Reino de Mallorca

Hermandad Caballeros y Damas Mozárabes de Toledo
Real Cofradía de Caballeros Cubicularios de Zamora Real Capítulo Noble de Caballeros de la Merced

Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias

Orden de Caballeros de San Clemente y San Fernando

Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia

Volver a Corporaciones Nobiliarias

 
 

        El Real Cuerpo de la Nobleza, Antiguo Brazo Militar del Principado de Cataluña y Condados del Rosellón y de Cerdaña se considera heredero del brazo militar que asumió en las Cortes Generales de Cataluña, hasta 1714, la representación del estamento nobiliario. Su sede se encuentra en la C/ Palau, núm. 4, C.P. 08002 (Barcelona).

        La primera noticia de participación ciudadana en las curias celebradas en tierras catalanas es de 1218. Las componían tres brazos, el señorial o militar, el eclesiástico y el real o popular integrado por los síndicos de las ciudades. En el año 1389 el brazo militar se escindió por decisión de Juan I y se formó otro brazo, el de los caballeros generosos y homes de paratge, con el privilegio de que sus miembros se constituyesen en cuerpo colegiado y de poder usar un emblema con las armas reales. Este brazo de la pequeña nobleza tuvo una vida efímera, pues muy pronto se reintegró al brazo originario del que se había escindido. En 1481, por Pragmática otorgada por Fernando el Católico en Barcelona, fueron confirmados los privilegios que su antecesor Juan I había concedido en 1389.

        El 29 de junio de 1602, bajo el reinado de Felipe II, se promulgaron y juraron sus primeros Estatutos y Ordenanzas, que  firmaron  ciento  setenta y cuatro miembros del 

 

estamento. Con las modificaciones de los años  1605  (determinadas por los litigios entre nobles y por la exigencia de moderación en sus signos externos) y de 1642 (con el establecimiento de un notario para la llevanza de libros) los Estatutos y nuevas Ordenanzas se inscribieron en el llamado Llibre Verd (libro verde), en el que se dejó constancia también de todos los miembros pertenecientes al Brazo.

 

        Carlos II concedió al Brazo el dictado de Fidelísimo en 1690 y en 1698 otorgó la insignia y banda de tafetán negro que también hoy le es propia. El 15 de junio de 1706 el Archiduque Carlos concedió al brazo militar, a su Protector y a sus oficiales los privilegios, franquicias e inmunidades de que gozaban los Grandes de España.

        Su última reunión, hasta la de reconstitución de 1880, tuvo lugar el 5 de julio de 1713, mientras Barcelona estaba sitiada por las tropas de Felipe V, siendo Protector don Juan de Lanuza, Conde de Plasencia. Tras la toma de la ciudad, el Llibre Verd y los demás documentos del Brazo Militar fueron incorporados al Archivo Real, actual Archivo General de la Corona de Aragón. Debe recordarse, en relación al fenómeno asociativo de la nobleza barcelonesa, la Antigua Real e Ilustre Cofradía de la Virgen de la Soledad, de la Real Basílica de la Merced, que fue fundada en 1593 y que siguió viva durante el periodo de 1714 hasta 1880. Siempre fue conocida como Cofradía de los Caballeros y sus pasos procesionales, el del Santo Cristo y el de la Virgen de la Soledad, estaban a cargo de la nobleza de la ciudad.

        El 16 de abril de 1880 -tras diversas reuniones en octubre de 1875 y en marzo de 1879- y con importante intervención de los mayorales militares de la Cofradía de la Soledad, se celebró la primera junta general del patriciado barcelonés para aprobar los nuevos Estatutos del Cuerpo y continuar el Llibre Verd como matrícula de su nobleza. El 8 de marzo de 1883 dichos estatutos fueron aprobados por el Gobierno Civil de Barcelona. En 1919 el Cuerpo sufrió una importante reorganización, reformándose de dichos estatutos  en asamblea extraordinaria celebrada en la sala capitular de la catedral de Barcelona el 15 de marzo.

 

         Sus vigentes Ordenanzas son de 27 de junio de 1985 y sus Instrucciones de ingreso de 3 de abril de 1991. En ambas normas se resalta como objetivo primordial “agrupar corporativamente la Nobleza tradicional del Principado de Cataluña” y “representar a la Nobleza Catalana ante los poderes públicos y ante cualesquiera otras entidades o personas”.

        El gobierno del Real Cuerpo corresponde a la Asamblea General de los Caballeros, su dirección al Consejo de Oficiales y su representación al Presidente-Protector, que es actualmente Don Ignacio de Puig i Girona.

        Tiene uniforme propio: levita azul cerrada por delante con una fila de botones dorados. Sobre el pecho, nueve chaflanes dorados, agrupados de tres en tres. La bocamanga de color grana, con un galón dorado, ambos con pico hacia arriba. Sobre los hombros, sendas palas doradas y granas, cuello recto cerrado de color dorado ribeteado de grana, y pantalones rectos de color azul, con tira negra a lo largo de ambas piernas.

        Su distintivo es una banda de seda negra, fileteada de gules, de la que pende una cruz de San Jorge -que es su Santo Patrón-, cargada con un escudo de oro con cuatro palos de gules, timbrado con una corona real y circundado de la leyenda Sigillum regii collegii nobilitatis, olim brachii militaris cathaloniae principatus.

Uniforme del Real Cuerpo

 

       Según el estudioso jurista e historiador onubense Don Francisco Manuel de las Heras y Borrero: “Ingresaron en esta corporación nobiliaria las personas pertenecientes a las familias nobles del Principado y de los Condados de Rosellón y Cerdaña, debiéndose probar la nobleza y legitimidad de los dos primeros apellidos, junto a la de cristiandad. Igualmente pueden ingresar los Grandes de España, títulos nobiliarios y cualquier persona procedente de familia noble de otra región de España, con tal de que estén domiciliadas en Cataluña, o bien posean en ella bienes inmuebles que hayan recibido en herencia”.