ORELLANA

    En campo de plata, diez roeles de azur puestos en tres palos y uno en punta. Estas armas son las antiguas y propias del linaje, las que trajo la mayoría de sus ramas y las que figuran en ejecutorias de las mismas. También son las que todavía ostenta la piedra armera colocada en lo alto de la portada del rancio solar de los Orellana de la ciudad de Trujillo, conocido con el nombre de “El Alcazarejo”, y cuyos restos perduran. Baños de Velasco, en uno de los folios de su “ Nobiliario “ manuscrito, dice que el campo de ese escudo es de azur con siete bezantes de plata, en lo que sin duda hay error, puesto que el mismo heraldista, en otro folio de dicho armorial, confirma como propias del linaje Orellana las armas primeramente descritas.

Otros "Orellana"

INFORMACIÓN DEL APELLIDO

    Apellido de origen extremeño. Es este uno de los más antiguos y nobles apellidos de Extremadura, con ilustres y rancias casas solares en la villa de Medellín, del partido judicial de Don Benito (Badajoz), y en la ciudad de Trujillo (Cáceres).

    Aunque extremeño, como queda dicho, es originario de Castilla la Vieja, puesto que procede del linaje de Altamirano, que tuvo su primitivo solar en tierras de Ávila. Su arranque fue el siguiente: Una rama de ese solar de Altamirano pasó en tiempos muy antiguos a Extremadura. Radicó primeramente en la villa de Medellín, conservando su apellido Altamirano, y pasó luego a la ciudad de Trujillo, en la que fundó nueva y muy principal casa solariega. Era esta casa un sólido baluarte asentado sobre la muralla. En la antigüedad se la conocía con el nombre de “El Alcazarejo”. En los actuales tiempos, todavía puede verse, en lo poco que de ella se conserva, la severa portada presidida en lo alto por la piedra armera. Y en su interior aún quedan restos del zaguán circundado por un poyo de cantería, las alacenas que utilizaran para guardar las candelas, la sala capitular con estimables pinturas, calabozos, azoteas y notables bóvedas.

* * * * * * * * * * *

Casa Solar de Trujillo - Rama Troncal (Señores de Orellana la Vieja)

    El primer caballero Altamirano, progenitor de los Orellana, que aparece establecido en Trujillo es:

I.- García González Altamirano de las Cabezas, del que fue descendiente inmediato:

II.- Alfonso Mateo Altamirano, esposo de Teresa de Sandoval, de la que tuvo este hijo:

III.- Juan Alfonso Altamirano, llamado de la Cámara, primer Señor de la villa de Orellana la Vieja, perteneciente al partido judicial de Villanueva de la Serena y provincia de Badajoz, que el 2 de febrero de 1335 recibió merced de 50 vasallos en dicha villa a más de los 20 que ya poseía. Fue padre de:

IV.- Pedro Alfonso de Orellana, primero que usó este apellido tomándolo del nombre de la villa de Orellana la Vieja, de la que fue segundo Señor. No hemos encontrado el nombre de su esposa, pero hay noticia cierta de que tuvo por hijo legítimo y heredero a:

V.- Hernando Alonso de Orellana, natural y vecino de Trujillo como sus ascendientes y muchos de sus descendientes en esta rama, tercer Señor de Orellana la Vieja. Casó con  Juana González de Carvajal, hijo de Gómez González de Carvajal y de su mujer Catalina González; nieta de Alvar García Bejarano (de los Bejarano de Trujillo, Señores de Orellana de la Sierra, llamada también Orellana la Nueva, villa del ya mencionado partido judicial de Puebla de Alcolcer, y progenitores de los Marqueses de Sofraga, Duques de la Roca), y de su esposa Mencía González de Carvajal, y bisnieta de Diego González de Carvajal, Señor de la casa de Carvajal en la ciudad de Plasencia (Cáceres) y de su mujer Sevilla de Villalobos. De esta última señora dice Salazar y Castro que era casi abuela universal de toda la antigua nobleza de Extremadura. Los terceros Señores de Orellana la Vieja, tuvieron estos hijos:
                1º.- García de Orellana, que sigue.
                2º.- Mencía Alonso de Orellana, esposa de Rodrigo de Monroy, y
                3º.- Jimena Gómez de Orellana, Mujer de Diego García, Señor del Mayorazgo.

VI.- García de Orellana fue cuarto Señor de Orellana la Vieja y celebró su enlace con María de Sotomayor (hermana de Gutierre de Sotomayor, Maestrante de Alcántara), de la que tuvo a:

VII.- Juan de Orellana, llamado el Viejo, quinto Señor de Orellana la Vieja, que casó con María de Raudona, y procrearon a:

VIII.- Rodrigo de Orellana, sexto Señor de Orellana la Vieja, que contrajo matrimonio con Teresa de Meneses (hija de Francisco de Meneses, el Santo, Señor de la casa de Meneses en Talavera de la Reina, y de María de Toledo), naciendo de esa unión:
                1º.- Juan de Orellana Meneses, que sigue.
                2º.- Francisca de Orellana, mujer de Nuño García de Chaves, Señor de la casa de la Cadena. Con sucesión.
                3º.- María de Orellana, mujer de Diego García de Paredes, Caballero de Santiago. Con sucesión, y
                4º.- Pedro Suárez de Toledo, del que volveremos a hablar.

IX.- Juan de Orellana Meneses fue séptimo Señor de Orellana la Vieja y casó con  María Portocarrero (hija de Juan Portocarrero, segundo Conde de Medellín). Tuvieron estos hijos:
                1º.- Rodrigo de Orellana Portocarrero, que sigue.
                2º.- Catalina de Orellana Portocarrero, esposa de Cristóbal del Mayoralgo.
                3º.- Gabriel de Orellana Portocarrero, que casó con María Pizarro (hija de Gregorio López Pizarro), y fueron padres de:
                                a).- Gregorio de Orellana, y
                4º.- Fernando Portocarrero, que contrajo matrimonio con María Osorio (hija de Juan Osorio, Comendador de Dos Barrios), naciendo de ese enlace:
                                a).- María Portocarrero Osorio, mujer de Luis de Chaves, Señor de los Tozos, del que tuvo a Juan Antonio de Chaves, Señor de los Tozos, que volveremos a nombrar.

X.- Rodrigo de Orellana Portocarrero fue octavo Señor de Orellana la Vieja y esposo de Isabel de Aguilar (hija de Gonzalo Ruiz de la Vega; Comendador de Lobón). Procrearon a:
                1º.- Juan de Orellana, que murió sin hijos en 1549.
                2º.- María de Orellana, que sigue.
                3º.- Beatriz de Orellana, llamada también Beatriz de Figueroa, que celebró su enlace con Vasco de Silva, Señor de Los Leales.
                4º.- Mencía de Orellana, esposa de Fernando Bazán, Señor de la Granja, y
                5º.- Juan Alfonso de Orellana, marido de  Isabel de Chaves (hija de Luis de Chaves, Señor de la Calzada), y padre de:
                                a).- Gabriel de Orellana y Chaves, que volveremos a nombrar, y
                                b).- Catalina de Orellana y Chaves, que casó con Juan Antonio de Chaves, Señor de los Tozos, nombrado en anteriores líneas.

XI.- María de Orellana, sucedió en el Señorio de Orellana la Vieja, del que fue novena Señora por haber fallecido sin sucesión su hermano mayor Juan de Orellana. Casó con Gómez de Figueroa, del que tuvo a:
                1º.- García de Orellana y Figueroa, que sigue, y
                2º.- Mencía de Orellano y Figueroa, mujer de Juan de Fonseca, Señor de la casa de su apellido, que la hizo madre de:
                                a).- Pedro de Fonseca Orellana, primer Marqués de Orellana, sin sucesión.

XII.- García de Orellana y Figueroa fue décimo Señor de Orellana la Vieja, y padre de:

XIII.- Gómez de Orellana, Obispo de Cádiz. Pasó entonces el Señorío de Orellana la Vieja a:

XIV.- Gabriel de Orellana y Chaves, hijo de Juan Alfonso de Orellana, y de Isabel de Chaves, citados en el número 5º. del párrafo X de esta misma filiación. Fue dicho Gabriel undécimo Señor de Orellana la Vieja, y padre de:

XV.- Gregorio de Orellana y Chaves, que contrajo matrimonio con su prima María de Orellana, como se verá a continuación.

* * * * * * * * * * *

Rama Segunda. Marqueses de Orellana

I.- Pedro Suárez de Toledo (cuarto hijo de Rodrigo de Orellana, sexto Señor de Orellana la Vieja, y de  Teresa de Meneses, citados en el párrafo VIII de la anterior genealogía), nació en Trujillo y casó dos veces: la primera, con  Juana de Aragón, natural de Nápoles, en donde vino al mundo estando sirviendo allí su padre, el Comendador Álvaro Pizarro, como Coronel y Teniente General de la Caballería en la conquista de aquel Reino, y la segunda vez, con  Isabel de Carvajal, hija de Cristóbal Pizarro, Señor de Alcollarín.
        Del primer matrimonio fueron hijo:
                1º.- María de Orellana Toledo, que celebró su enlace con Gregorio de Orellana, nombrado en el párrafo XV de la anterior filiación.
                2º.- Rodrigo de Orellana Toledo, que sigue, y
                3º.- Mariana de Orellana Toledo, mujer de Diego García de Chaves.

II.- Rodrigo de Orellana Toledo nació en Trujillo y poseyó el Señorío de Orellana la Vieja. Como Señor de esa villa lo menciona Salazar y Castro, sin indicar las causas que le llevaron a heredarlo. Contrajo matrimonio con  Leonor de Paredes, nacida también en Trujillo (hija de Sancho Paredes, natural de Trujillo y Caballero de la Orden de Santiago, y de Beatriz de Carvajal, natural de Plasencia, hija, a su vez, de Francisco de Carvajal, Señor de Torrejón y originario de Trujillo). Fueron padres:

III.- Pedro Alfonso de Orellana, natural de Trujillo, segundo Marqués de Orellana y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó en 1628. Algunos genealogistas dicen que casó con María de Meneses, hija de Antonio de Meneses, Señor de Alconchel, pero los expedientes de pruebas de nobleza de tres hijos suyos, Caballeros de Calatrava, aparece nombrada esa señora María de Mendoza, Condesa de Casarrubios del Monte, natural de Alconchel, villa del partido judicial de Olivenza en la provincia de Badajoz. Pedro Alfonso y María, tuvieron este hijo:

IV.- Rodrigo Francisco Alfonso de Orellana, natural de la villa de Orellana y tercer Marqués de Orellana, que casó con  Aldonza Chacón, natural de Carabanchel Alto (Madrid) y originaria de Casarrubios del Monte, villa del partido judicial de Illescas, en la provincia de Toledo, hija de Diego Chacón, natural de Casarrubios del Monte, y de  Inés de Mendoza, natural de Toledo, que también poseyó el título de Condesa de Casarrubios, según aparece en los expedientes de pruebas de nobleza de sus nietos, Caballeros de Calatrava. Rodrigo Francisco Alfonso y su esposa  Aldonza, fueron padres de:
                1º.- Pedro Nicolás de Orellana y Chacón, natural de Casarrubios del Monte, que se cruzó Caballero de Calatrava el 14 de julio de 1694.
                2º.- Inés de Orellana y Chacón, Marquesa de Torremayor.
                3º.- María de Orellana y Chacón, Marquesa de San Juan.
                4º.- Gonzalo de Orellano y Chacón, natural de Casarrubios del Monte, Maestre de Campo y Caballero de la Orden de Calatrava, en la que ingresó el mismo día y año que su hermano, y
                5º.- Juan Doroteo de Orellana y Chacón, natural de Casarrubios del Monte, Menino de la Reina y también Caballero de la Orden de Calatrava con igual fecha que sus hermanos.

* * * * * * * * * * *

Rama de Orellana Pizarro. Marqueses de la Conquista. - Después Marqueses de Albayda (Grandes de España), Vizcondes de Amaya y Condes de Antillós.

    Las noticias genealógicas que tenemos de esta rama de la misma familia Orellana de la ciudad de Trujillo, comienza con:

I.- Hernando de Orellana, natural de Trujillo, que no debe ser confundido con el caballero del mismo nombre que hemos citado en el párrafo V de la rama troncal, Señores de Orellana la Vieja. Este Hernando casó con  Juana García Pizarro, natural de Trujillo, hija de Juan Pizarro y de  Estefanía de Tapia, y nieta paterna de Diego Hernández Pizarro (tercer abuelo del célebre conquistador Francisco Pizarro) y de  Isabel García Dávalos. Los esposos Hernando y Juana, fueron padres de:

II.- Juan Pizarro de Orellana, natural de Trujillo, que contrajo matrimonio con su deuda Estefanía de Tapia y Pizarro, de la misma naturaleza, naciendo de este enlace:

III.- Hernando de Orellana y Tapia, natural de Trujillo, Señor de Nagasquilla, que testó el 2 de julio de 1607. Había casado con Francisca Pizarro, hija ilegítima de Hernando Pizarro (hermano del conquistador Francisco Pizarro), que la tuvo de avanzada edad en la noble doncella Isabel Mercado, natural de Medina del Campo (Valladolid). Dicho Hernando y su esposa Francisca, tuvieron estos hijos:
                1º.- Hernando Pizarro de Orellana, tercer Alcaide de la fortaleza de Trujillo, Regidor Perpetuo y Alférez Mayor de dicha ciudad, Colegial Mayor de Cuenca, Caballero de la Orden de Calatrava y Comendador en ella de Bétera y del Consejo de Ordenes y del de Castilla, y
                2º.- Juan Pizarro de Orellana, que sigue.

IV.- Juan Pizarro de Orellana, nació en Trujillo y fue Señor de la villa de Nagasquilla y Caballero de la Orden de Santiago. Testó el 27 de enero de 1637 en Trujillo. Había casado allí en 1598 con María Altamirano y Pizarro, nacida en aquella ciudad, y de este matrimonio fueron hijos, entre otros:
                1º.- Francisca de Orellana Altamirano, mujer de Francisco Pizarro, Señor de la Torrecilla y Caballero de Calatrava, y
                2º.- Fernando de Orellana Pizarro, que sigue.

V.- Fernando de Orellano Pizarro, nació en Trujillo y se cruzó Caballero de la Orden de Calatrava. Por sentencia de la Cámara de Castilla a su favor en 4 de marzo de 1649, fue declarado quinto Marqués de la Conquista, título concedido por el Emperador Carlos V el 10 de octubre de 1537 a su ascendiente el conquistador Francisco Pizarro y que vino a recaer en él tras un largo pleito y por las causas que explicaremos en la información del apellido "Pizarro". El quinto Marqués de la Conquista testó el 2 de junio de 1652. Casó dos veces: la primera, con  María Barrantes Paredes y Grado, natural de Trujillo (hija de Pedro Barrantes y de  Juana de Grado y Escobar, natural de Trujillo), y la segunda, con Teresa de Velasco (hija de los segundos Condes de la Revilla), que estaba viuda de García de Porres y Silva). De este segundo matrimonio no tuvo sucesión. Del primer matrimonio fue hijo:

VI.- Juan de Orellana Pizarro y Barrantes, natural de Trujillo y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 26 de abril de 1652. Testó el 20 de septiembre de 1663. En su esposa,  Clara Bejarano, de la misma naturaleza, tuvo a:

VII.- Fernando José de Orellana Pizarro y Bejarano, natural de Trujillo, que testó el 26 de junio de 1724. Caso con  Jerónima de Torres y Monroy, naciendo de este enlace:

VIII.- Fernando María de Orellana Pizarro Torres y Monroy, Regidor perpetuo, Alférez Mayor de Trujillo y Alcaide de su fortaleza, natural de aquella ciudad. Obtuvo definitivamente el título de Marqués de la Conquista, del que fue sexto titular, y contrajo matrimonio con su prima  Antonia de Orense Moctezuma, segunda Marquesa de la Liseda, en la que procreó a:

IX.- Agustín de Orellana Pizarro Orense y Moctezuma, sétimo Marqués de la Conquista, Maestrante de Sevilla y esposo de Catalina de Contreras, natural de Valencia de Alcántara (Cáceres), a la que hizo madre de:

X.- Jacinto de Orellana Pizarro y Contreras, octavo Marqués de la Conquista y Barón de Otanel, en Valencia, que casó con Bárbara de la Plata y Quintana Padilla, natural de Arroyo del Puerco (Cáceres) y Condesa de Campo Rey, naciendo de esta unión:

XI.- Agustín María de Orellana Pizarro y de la Plata, noveno Marqués de la Conquista, séptimo Vizconde de Amaya, Barón de Otanell y Alférez Mayor de Trujillo, nacido en esta ciudad el 25 de mayo de 1795 y fallecido el 11 de febrero de 1829. Contrajo matrimonio con  Cándida Díaz Izquierdo Fernández y Contreras, nacida en Trujillo, el 22 de marzo de 1799, y tuvieron estos hijos:
                1º.- Jacinto Telésforo de Orellana y Díaz, que sigue.
                2º.- Antonia de Orellana y Díaz, que nació en Trujillo el 18 de noviembre de 1820 y casó Francisco Solano de Ayala y García Cossío, muerto el 16 de mayo de 1865.
                3º.- Agustín María de Orellana y Díaz, nacido en Salvatierra de Santiago (Cáceres) el 28 de agosto de 1823 y fallecido el 26 de septiembre de 1878. Fue Guardia de Corps, Alcalde de Burgos y esposo de su prima  Agustina de Orellana y Marín Bravo Sobremonte, con la que casó en 1852 (hija de los terceros Condes de la Encina), nacida en Trujillo el 9 de abril de 1835 y fallecida en Llerena (Badajoz) el 4 de junio de 1894. De este matrimonio fueron hijos:
                                a).- Juan de Orellana y Orellana, que nació en Brozas (Cáceres) el 1 de diciembre de 1852 y casó en Trujillo el 15 de julio de 1872, con el Magistrado Pable de Burgos y Meneses. Con sucesión, y:
                                b).- Fernando de Orellana y Orellana, quinto Marqués de la Líseda, nacido en Brozas el 10 de agosto de 1860 y fallecido en Trujillo en septiembre de 1928. Había casado en Madrid el 28 de julio de 1895 con  Jacoba Pérez-Aloe y Silva, nacida en Trujillo en 1876. Con sucesión, y
                4º.- María de los Ángeles de Orellana y Díaz, que nació en Trujillo el 2 de agosto de 1827. Celebró su enlace en 1848 con Diego Antonio Fernández de Trespalacios y León, segundo Conde de Trespalacios, natural de Madrid. Murió en 1899.

XII.- Jacinto Telésforo de Orellana y Díaz, nació en Trujillo el 8 de enero de 1819 y falleció allí el 27 de julio de 1899. Fue décimo Marqués de Albayda, Grande de España, Maestrante de Sevilla, Gentilhombre con ejercicio y servidumbre y Senador por derecho propio. Casó dos veces: la primera, con  María Josefa Abecia y Velasco, nacida en Santander el 2 de noviembre de 1823, y fallecida en Trujillo el 21 de diciembre de 1842, y la segunda, con María Asunción Pérez Aloe y Elías, nacida en Trujillo el 7 de junio de 1832 y fallecida en la misma ciudad el 19 de diciembre de 1909.
    Del primer matrimonio fueron hijos:
                1º.- Jacinto de Orellana y Abecia, que sigue, y
                2º.- Ricardo de Orellana y Abecia, nacido en Trujillo en 1842 y muerto en Valladolid el 22 de julio de 1879.
    Del segundo matrimonio nacieron:
                3º.- Agustín de Orellana y Pérez-Aloe, natural de Trujillo, y undécimo Marqués de la Conquista. Casó en Madrid el 28 de enero de 1881 con  maría de los Dolores Ulloa y Dávila Ponce de León, nacida en Granada en 1862 (hija de Juan de Ulloa y Valera, natural de Cabra (Córdoba), y de  Francisca Dávila Ponce de León, de la casa de los Condes de Torremilanos), y tuvieron esta única hija:
                                a).- María de la Asunción de Orellana Ulloa y Pérez-Aloe, Marquesa de la Conquista, nacida en Madrid el 4 de febrero de 1883 y casada en la misma población el 20 de junio de 1907, con José María de Palacio y Velasco Palacio y Palacio, segundo Marqués de Villarreal de Álava, natural de Barcelona y Abogado. Sin sucesión.
                4º.- Jacinto de Orellana y Pérez-Aloe, que nació en Trujillo el 30 de junio de 1849 y murió en Cáceres el 25 de marzo 1889. Contrajo matrimonio el 6 de febrero de 1871 con Joaquín María de Cabrera y Melgarejo, séptimo Vizconde de la Torre de Albarragena y Alcalde de Cáceres, nacido en Madrid el 1 de junio de 1847 y fallecido en Valencia de Alcántara en 1908. Tuvieron estos hijos: Carlos, Jacinto y Jacinta de Cabrera y Orellana.
                5º.- Lucía de Orellana y Pérez-Aloe, primera Condesa pontificia de Romero, natural de Trujillo y esposa de Miguel García Romero, y
                6º.- Antonio de Orellana y Pérez-Aloe, noveno Vizconde de Amaya, que nació en Trujillo el 9 de abril de 1861 y casó en aquella ciudad el 15 de diciembre de 188 con Victoria Núñez de Varga, en la tuvo los siguientes hijos:
                                a).- María de la Soledad de Orellana y Núñez.
                                b).- María de la Asunción de Orellana y Núñez.
                                c).- Lucía de Orellana y Núñez.
                                d).- Antonio de Orellana y Núñez, que casó en 1919 con María del Carmen Dalmau y de Falces, hija de los Marqueses pontificios de Olivart.
                                e).- María del Pilar de Orellana y Núñez, casada con Ramón de Pando y Calleja, del Cuerpo de Aviación.
                                f).- María de la Gloria de Orellana y Núñez, esposa de Luis Saavedra y Patiño, del Cuerpo de Artillería, y
                                g).- Josefa de Orellana y Núñez. Todos naturales de Trujillo.

XIII.- Jacinto de Orellana y Abecia nació en Trujillo el 15 de febrero de 1841 y murió en Madrid el 4 de noviembre de 1919. Fue undécimo Marqués de Albayda, Grande de España, Trece de la Orden de Santiago, Caballero de la del Santo Sepulcro y Gentilhombre de Cámara de S.M. con ejercicio y servidumbre. Contrajo matrimonio en Salamanca el 11 de octubre de 1863 con Amelia Maldonado y Carvajal, nacida en Salamanca el 30 de octubre de 1846 y fallecida en Madrid el 30 de abril de 1919, hija de los Marqueses de Castellanos. Solo tuvieron esta hija:

XIV.- María de la Concepción de Orellana y Maldonado, nacida en Salamanca el 30 de julio de 1864 y fallecida en Piedrahita (Ávila) el 17 de septiembre de 1927. Fue duodécima Marquesa de Albayda, Grande de España. Había casado en Madrid el 2 de mayo de 1895 con Antonio Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti, nacido en dicha población el 10 de octubre de 1860 y fallecido allí el 20 de enero de 1902, hijo primogénito de los primeros Condes de Antillón, y fueron padres de:
                1º.- María del Perpetuo Socorro Pérez de Herrasti y Orellana, nacida en Madrid el 23 de junio de 1896, religiosa en las Esclavas del Sagrado Corazón de Bilbao.
                2º.- Antonio Pérez de Herrasti y Orellana, que sigue, y
                3º.- María del Rosario Pérez de Herrasti y Orellana, que vino al mundo en Madrid el 1 de febrero de 1900 y casó en la misma capital el 9 de mayo de 1928 con José María de Yanguas y Messía, Vizconde de Santa Clara de Avedillo, ex-ministro de Estado, etc.

XV.- Antonio Pérez de Herrasti y Orellana, décimo-tercero Marqués de Albayda, Grande de España, cuarto Conde de Antillón y Maestrante de Granada, nació en Madrid el 23 de agosto de 1898 y contrajo matrimonio en la misma capital el 2 de julio de 1924 con Matilde Narváez y Ulloa del Águila y Calderón, hija de los Marqueses de Oquendo, naciendo de esa unión:

XVI.- Antonio Pérez de Herrasti y Narvaéz, nacido en Madrid el 31 de agosto de 1925, sucesor de los títulos de su padre.

* * * * * * * * * * *

Otras ramas en Extremadura

    De una rama extremeña de Orellana con asiento en la villa de Fuente del Arco, del partido judicial de Llerena, en la provincia de Badajoz, fue descendiente:

I.- Juana González de Orellana, natural de Fuente del Arco, que casó con Gonzalo García Monresin, natural de Casas de Reina, pueblo perteneciente también al partido judicial de Llerena, y procrearon a:

II.- Francisco González de Orellana, natural de Casas de Reina, que contrajo matrimonio con Leonor Cabeza, de la misma naturaleza (hija de Alonso Cabeza, el Viejo, y de María González, naturales de Casas de Reina), naciendo de esa unión:

III.- Fernando de Orellana Monresin, natural de Casas de Reina y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 9 de noviembre de 1631.

* * * * * * * * * * *

    A otra rama de este apellido, también perteneció:

I.- Juan de Orellana Meneses, natural de la villa de Berzocana, del partido judicial de Logrosán, en la provincia de Cáceres, que casó con María Álvarez, de la que tuvo a:

II.- Sebastián de Orellana Meneses, vecino de Berzocana y esposo de Ana García, a la que hizo madre de:

III.- Juan de Orellana Meneses, segundo del nombre, natural y vecino de Berzocana, que ganó ejecutoria de hidalguía dada en Granada el 1 de abril de 1610. Casó con Isabel Fernández de Loyo, de la misma naturaleza. Estos esposos pasaron a México y allí nació su hijo:

IV.- Sebastián Alonso de Orellana, natural de Puebla de los Ángeles, que pasó a la ciudad de Los Reyes, hoy Lima (Perú), uniéndose allí en matrimonio con Gertrudis Godinez de Luna, natural de la mencionada ciudad (hija de Juan Rodríguez Gijón, natural de Los Reyes, y de  Beatriz Godinez de Luna, natural de Ledesma, en la provincia de Salamanca). Tuvieron este hijo:

V.- Álvaro de Orellana Godinez de Luna, natural de la ciudad de Los Reyes y Caballero de la Orden de Santiago con fecha 15 de febrero de 1677.

* * * * * * * * * * *

Hermano del Juan de Orellano Meneses, segundo del nombre (citado en el párrafo III de la anterior filiación), fue:

I.- Sebastián de Meneses, marido de  Juana García, y ambos padres de:

II.- Alonso de Meneses, que casó con Teodora Hernández del Pino, y procrearon a:

III.- Jerónimo de Meneses, que contrajo matrimonio con Inés Arévalo y Nava, naciendo de esa unión:
                1º.- Juan de Meneses, vecino y Alcaide de la fortaleza de Candeleda, villa del partido judicial de Arenas de San Pedro, en la provincia de Ávila, y
                2º.- María de Meneses, vecina de Candeleda.
                Estos dos hermanos incoaron expediente de hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid en 1707, presentando la ejecutoria dada en Granada el 1 de abril de 1610 a favor del hermano de su bisabuelo. Ellos, así como su padre, abuelo y bisabuelo, solo aparecen apellidados Meneses en el nuevo expediente, quedando omitido el apellido Orellana que también les correspondía.

* * * * * * * * * * *

    De los Orellana de Trujillo procedió igualmente:

I.- Gregorio de Orellana, esposo de  Mariana de Toledo, a la que hizo madre de:

II.- Juana de Orellana, vecina de Trujillo, que casó con Cristóbal de Chaves, y procrearon a:

III.- Gregorio de Orellana Chaves Orellana Mendoza y Toledo, natural de Trujillo y Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén en 1621.

* * * * * * * * * * *

    En la ciudad de Cáceres moró:

I.- Juan de Orellana, marido de Elvira de Paredes, y ambos padres de:

II.- Cristóbal de Orellana, vecino de Cáceres, que contrajo matrimonio con Juana de Robles (hija de Diego Mogollón y de María Figueroa), naciendo de esa unión:

III.- Francisco de Orellana Robles Paredes, vecino de Cáceres, que vistió el hábito de la Orden de San Juan de Jerusalén en el año de 1539.

* * * * * * * * * * *

    En la ciudad de Plasencia (Cáceres) tuvo casa otra rama de este linaje y de ella procedió:

I.- Juan de Orellana, natural de Plasencia, esposo de Isabel de Ayala, natural de Almendralejo (Badajoz), y ambos padres de:

II.- Rodrigo de Orellana y Ayala, natural de la villa de Guareña, del partido judicial de Don Benito, en la misma provincia de Badajoz, que contrajo matrimonio con Leonor Benítez Milanés, natural de la villa de Zarza de Alanje, del partido de Mérida, en la repetida provincia (hija de Sebastián Benítez Milanés y de Leonor Sánchez Bejarano, naturales de Zarza de Alanje), naciendo de esa unión:

III.- Esteban Antonio de Orellana Benítez Milanés, natural de Medina de las Torres, villa del partido judicial de Zafra (Badajoz), que casó con María Rita de Mollinedo Larragoiti, natural de Bilbao, hija de Manuel de Mollinedo y de la Cuadra, natural de El Berrón, caserío del Valle de Mena (Burgos), y de María Josefa de Larragoiti y Guendica, natural de Bilbao; nieta paterna de Andrés de Mollinedo y de Juana de la Quadra, naturales de Santelices, lugar del partido judicial de Villarcayo (Burgos), y nieta materna de Juan José Larragoiti y de María Josefa Guendica, naturales de Bilbao. Los mencionados esposos Esteban Antonio y  María Rita, procrearon a:

IV.- Luis de Orellana Mollinedo, natural de Madrid, Oficial de Embajada y Caballero de la Orden de Carlos III, en la que ingresó el 16 de septiembre de 1830.

* * * * * * * * * * *

    En Toledo, Ávila, Valencia y Canarias

    Familias del apellido Orellana, originarias sin duda del solar de este linaje en Trujillo, radicaron también en Talavera de la Reina (Toledo), Ávila, Valencia y Canarias.

    De la que fundó casa en Talavera, fue descendiente:

I.- Pedro de Orellana, natural y vecino de Talavera de la Reina, que en su mujer Isabel de la Encina, de la misma naturaleza, tuvo a:

II.- Pedro de Orellana y de la Encina, natural de Talavera de la Reina y Chanciller de la Orden de Santiago, que contrajo matrimonio con Inés de Encinas, de igual naturaleza (hija de Juan Fernández Pizarro, natural de Oropesa, y de María de Encinas, natural de Talavera de la Reina), naciendo de esa unión:

III.- El Capitán y Sargento Mayor Pedro de Orellana Encinas, natural de Talavera de la Reina y Caballero Chanciller de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 6 de julio de 1618.


    La familia Orellana de Valencia moró primeramente en la ciudad de Segorbe, de la provincia de Castellón de la Plana, y a esa familia perteneció:

I.- Ignacio Orellana y Gallego, natural de Segorbe, esposo de Vicenta Rueda y Gómez, natural y vecina de Valencia, y ambos padres de:

II.- Ignacio Orellana y Rueda, natural de Valencia, que casó con Josefa Mocholi y Suárez, de la misma naturaleza (hija de Eusebio Mocholi y Tora y de Josefa Suárez Rocamora, naturales de Valencia), naciendo de ese enlace:

III.- Juan Bautista Orellana Mocholi, natural de Valencia, que contrajo matrimonio con María Luisa Causa y Pastor, de igual naturaleza, hija de Antonio Causa y Ansaldo y de Isabel María Pastor y Rumbau, naturales de Valencia; nieta paterna de Juan Bautista Causa y Brucio, natural de Vultri, en Génova, y de Ángela María Ansaldo y Ansaldo, natural de Santa María de Camacho, y nieta materna de Gaspar Pastor y Piles, natural de Patraix, del Ayuntamiento de Valencia, y de Isabel María Rumbau y Martínez, natural de Macastre, lugar del partido judicial actual de Requena en la provincia de Valencia. Los mencionados esposos Juan Bautista y  María Luisa, procrearon a:

IV.- Luis Orellana Causa, natural de Valencia, hacendado y Caballero de la Orden de Carlos III con fecha 14 de junio de 1832.

    Originaria de Ávila era la familia Orellana de Canarias, puesto que fue su progenitor:

I.- Juliano de Orellana, hidalgo de la ciudad de Ávila, que al pasar a Indias, se detuvo en la Gran Canaria, falleciendo allí en la primera mitad del siglo XVI. En Santa Cruz de Tenerife nació su hija:

II.- Catalina de Orellana, que casó con Bartolomé Hernández, natural de Santa Cruz de Tenerife. Estos esposos se avecindaron en Las Palmas, y fueron padres de:
                1º.- Pedro de Orellana, Sacerdote jesuita.
                2º.- Ana Hernández de Orellana, que sigue, e
                3º.- Inés de Orellana, que testó en Las Palmas el 7 de abril de 1624, esposa de Gabriel Martín de Rivera, del que tuvo esta hija:
                                a).- Catalina de Orellana Rivera, bautizada en Las Palmas el 8 de mayo de 1589, que contrajo matrimonio con Luis Rodríguez de Cabrera, natural de Santa Cruz de Tenerife, naciendo de ese enlace  Isabel de Orellana y Cabrera, bautizada en la Catedral de Las Palmas el 22 de diciembre de 1618, y casada en la misma ciudad, el 7 de marzo de 1647, con su tío el Capitán Salvador Alonso de Orellana, que volveremos a mencionar, y Andrés de Orellana Cabrera, Sargento Mayor, Castellano de Acapulco y Gobernador de México.

III.- Ana Hernández de Orellana casó con Andrés Alonso de Alvarado, de que tuvo estos hijos:
                1º.- El Capitán Salvador Alonso de Alvarado y Orellana, que sigue, y
                2º.- Inés de Alvarado y Orellana, mujer de Cristóbal de Orihuela, Capitán y Almirante de Galeones y Familiar del Santo Oficio, progenitores de la noble familia canaria de Casabuena-Icaza.

IV.- El Capitán Salvador Alonso de Alvarado y Orellana, contrajo matrimonio en Las Palmas con su sobrina Isabel de Orellana y Cabrera, citada en anteriores líneas, naciendo de esta unión:
                1º.- Petronila Paula de Alvarado y Orellana, que sigue, y
                2º.- Pedro de Alvarado y Orellana, Capitán de Caballos Corazas, Alguacil Mayor del Santo Oficio y Alcaide del castillo principal de la Luz. Falleció sin sucesión.

V.- Petronila Paula de Alvarado y Orellana nació en Las Palmas, siendo bautizada el 29 de junio de 1659, y casó en la Catedral de la misma ciudad, el 4 de octubre de 1681, con García Manrique de Lara Trujillo, poseedor de la casa mayor y mayorazgo de Manrique de Lara en Canarias, del que tuvo sucesión que llevó en primer lugar los apellidos Manrique de Lara Trujillo y Osorio de Vergara. Por ese enlace entraron en la citada casa Manrique de Lara la casa y vínculos de Orellana fundados en 5 de agosto de 1784 por Pedro Alvarado y Orellana, hermano de  Petronila.

    A esta familia canaria de Orellana pertenecieron también: Fray Sebastián de Orellana, predicador general de la orden de Santo Domingo y Ministro calificador del Santo Oficio de la Inquisición, y Marcos Sánchez de Orellana, Canónigo Provisor y Vicario de la diócesis de Canarias, fallecido el 9 de noviembre de 1707.

* * * * * * * * * * *

    Francisco de Orellana (Trujillo, España, 1511–1546), explorador y aventurero español. Poco conocido y eclipsado por nombres de la talla de Hernán Cortés o Francisco Pizarro, Orellana protagonizó, sin embargo, uno de los episodios más brillantes de la historia española en el Nuevo Mundo, siendo su vida un ejemplo de heroísmo y honestidad. Orellana era un íntimo (posiblemente familiar, algunos historiadores hablan de primo) de la familia de Francisco Pizarro, su nobleza viene desde los Pizarro. Viajó al Nuevo Mundo muy joven (1527), sirviendo en Nicaragua. Reforzó el ejército de Pizarro en el Perú (1535) y le sirvió en múltiples campañas, en una de las cuales perdió un ojo. Durante la guerra civil entre los conquistadores en el Perú, se alineó con los Pizarro y fue enviado por Francisco Pizarro al mando de una columna desde Lima en ayuda de Hernando Pizarro. En 1538 fue nombrado gobernador de la provincia de la Culata, en la costa del actual Ecuador, donde reconstruyó y repobló Santiago de Guayaquil, que había sido recientemente destruida por los indios, anteriormente fundada por Pizarro y repoblada por Benalcázar.

    En 1540, Gonzalo Pizarro llegó a Quito como Gobernador y le fue encargado por Francisco Pizarro organizar una expedición hacia el este, en busca del País de la Canela. Orellana supo de la expedición que organizaba Pizarro y se unió a ella. En Quito, Pizarro juntó una fuerza de 220 españoles y 4.000 indios, mientras que Orellana, segundo al mando, fue mandado a Guayaquil para alistar más tropas y conseguir caballos. Pizarro partió de Quito en febrero de 1541, justo antes de que Orellana, con 23 hombres y caballos, se uniera a él. Orellana no abandonó y se apresuró para unirse a la expedición principal, contactándola finalmente en el valle de Zumaco, próximo a Quito en marzo de 1541. Al cabo de un año, ante la falta de resultados de la búsqueda, Gonzalo Pizarro y Orellana construyeron un bergantín, el "San Pedro", para transportar a los heridos y los suministros, y siguieron los cursos de los ríos Coca y Napo hasta la confluencia de éste con el Aguarico y el Curaray, donde se encontraron faltos de provisiones. Habían perdido 140 de los 220 españoles y 3.000 de los 4.000 indios que componían la expedición. Acordaron entonces (22 de febrero de 1542) que Orellana prosiguiera en el barco en busca de alimentos río abajo. Le acompañaban unos cincuenta hombres. Incapaz de remontar el río, Orellana esperó a Pizarro. Finalmente envió a tres hombres con un mensaje y comenzó la construcción de un nuevo bergantín, el "Victoria". Mientras tanto, Pizarro había vuelto hacia Quito por una ruta más hacia el norte, con sólo 80 hombres, los que quedaban vivos. Orellana siguió río abajo. Al cabo de siete meses y un viaje de 4800 kilómetros, en los que navegó río abajo por el río Napo, el Trinidad (¿río Jurua?), el río Negro (bautizado por Orellana) y el Amazonas, llegó a su desembocadura (26 de agosto de 1542), y desde allí se dirigió costeando a Nueva Cádiz en Cubagua (actual Venezuela). El "Victoria", llevando a Orellana y Carvajal, bordeó la isla de Trinidad por el sur y quedó varado en el golfo de Paria durante siete días, llegando finalmente a Cubagua el 11 de septiembre de 1542. Fue en este viaje en el que el Amazonas adquirió su nombre. Se cuenta que la expedición fue atacada por feroces mujeres guerreras, similares a las amazonas de la mitología griega, pero es posible que simplemente luchara contra guerreros indígenas de pelo largo.

Regreso a España. Desde Cubagua, Orellana embarcó hacia España. Sin embargo, tras una travesía difícil, llegó primero a Portugal, donde el rey le ofreció hospitalidad e incluso recibió ofertas para volver al Amazonas con una expedición abundantemente provista bajo bandera portuguesa. El Tratado de Tordesillas había puesto toda la longitud del Amazonas bajo soberanía castellana, mientras que los portugueses consideraban la costa brasileña como de su entera propiedad. Sin embargo, Orellana continuó a Valladolid (mayo de 1543) con la esperanza de conseguir las reclamaciones castellanas sobre toda la cuenca del Amazonas.
    Una vez en la corte, y tras nueve meses de negociaciones, Carlos I le nombra gobernador de las tierras que había descubierto, bautizadas como Nueva Andalucía (18 de febrero de 1544). Las capitulaciones le permitían explorar y colonizar Nueva Andalucía con no menos de 200 soldados de infantería, 100 de caballería y el material para construir dos barcos fluviales. A su llegada al Amazonas, debía construir dos ciudades, una de ellas justo en la boca del río. Sin embargo, los preparativos se alargaron debido a la falta de fondos. Finalmente gracias a la financiación de Cosmo de Chaves, padrastro de Orellana, la expedición pudo partir. Poco antes Orellana se casa con Ana de Ayala, una joven de origen humilde que le acompañará en su nueva travesía.

Segundo viaje al Nuevo Mundo. Zarpa de Cádiz, pero es detenido en Sanlúcar de Barrameda, debido a que gran parte de su expedición estaba compuesta por no castellanos. Finalmente (11 de mayo de 1545), y escondido en uno de sus barcos, zarpa subrepticiamente de Sanlúcar con cuatro barcos. Uno se pierde antes de llegar a las islas de Cabo Verde, otro en el curso de la travesía y un tercero es abandonado al llegar a la desembocadura del Amazonas. El desembarco se produce poco antes de las Navidades de 1545 y Orellana se interna unos quinientos kilómetros en el delta del Amazonas tras construir un barco fluvial. 57 hombres mueren de hambre y el resto acampan en una isla del delta entre indios amistosos. Orellana parte en un bote para encontrar comida y la rama principal del Amazonas. A su regreso, encuentra el campamento desierto, pues los hombres habían construido un segundo bote y partido en busca de Orellana. Finalmente abandonaron y partieron costeando hacia la isla Margarita. Orellana y su grupo siguieron tratando de localizar el canal principal, pero fueron atacados por los nativos caribes. Diecisiete murieron a causa de las flechas venenosas y el mismo Orellana murió poco después, en noviembre de 1546. Cuando los supervivientes del segundo bote llegaron a la isla Margarita, se encontraron con 25 compañeros, incluyendo a Ana de Ayala, que habían llegado en el cuarto barco de la flota original. Un total de 44 supervivientes (de 300 que habían partido) fueron finalmente rescatados por un barco español. Muchos de ellos se asentaron en Centroamérica, Perú y Chile, mientras que Ana de Ayala casó con otro superviviente, Juan de Peñalosa, con el que vivió hasta su muerte en Panamá.