INFORMACIÓN DE ALGUNOS BLASONES DE LOS "PALACIO"

        Dado el confusionismo existente sobre las armas de este linaje, todo ello debido a la "herencia" (errores de interpretación, etc.) que nos han legado nuestros reyes de armas, genealogistas y tratadistas,  exponemos al visitante y lector la siguiente información:

        1º.- La información de los blasones expuestos sobre los linajes "Palacio" en esta web ha sido obtenida de las siguientes obras: Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España de Fernando González Doria; Diccionario de Heráldica Aragonesa de Bizén d'o Río Martínez; Apellidos vasco-colombianos de Jaime Querejeta y Francisco de Abrisqueta; Heraldario Español, Europeo y Americano de Ampelio Alonso de Cadenas y López y Vicente de Cadenas y Vicent y Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica de Vicente de Cadenas y Vicent.

        2º.- Esto es lo que mencionan los hermanos Alberto y Arturo García Carraffa en su obra "Diccionario Heráldico y Genealógico de Apellidos Españoles y Americanos", sobre las diferentes armas que portaron los "Palacio":

 

Los Palacio de Gordejuela, como ya hemos dicho, representan la línea varonil primogénita del linaje de los Gordejuela, Señores de aquel valle, y de aquí que sus sucesores hayan usado indistintamente los apellidos Gordejuela y Palacio. Las armas primitivas de este linaje son: "En campo de oro, una cruz flordelisada, como la de Calatrava, vana (hueca), cargada en su centro de una panela de sinople y cantonada de cuatro panelas del mismo esmalte". Esas armas figuraban en piedra en la primitiva torre banderiza y en la casa "Gordejuela", y aún hoy las llevan esculpidas varias casas armeras de Gordejuela. Las cita, entre otros antiguos heraldistas y Reyes de Armas, Diego Hernández de Mendoza, Rey de Armas de los Reyes Católicos, pero algunos de ellos equivocan o modifican deliberadamente los esmaltes.

Unos como Tomás Ramírez de Monleón en su "Nobiliario"; Salazar, en su "Recopilación de escudos de armas"; y la "Mágica Nobiliaria en Octavas", dicen que el campo es de oro, pero la cruz flordelisada de sinople y las panelas de gules.

Otros, como Manuel Vidal y Salvador, en sus "Apuntamientos Genealógicos", mantienen la cruz flordelisada de sinople, pero con cuatro panelas de gules. Otros, como Julián Brochero, Cronista y Rey de Armas, de Carlos IV, blasonan: En campo de plata, una cruz flordelisada de gules, acompañada de cuatro panelas de sinople. Es decir, que ambos autores citados, últimamente, suprimen la panela central y lo mismo Sotomayor en su "Nobiliario".

Otros, como Núñez de la Peña, en su "Conquista de y Antigüedades de las Islas de la Gran Canaria", y Zazo en su "Alfabeto de Apellidos", dan a los Palacio, de Gordejuela, por armas: En campo de oro, una cruz de sinople, con cinco panelas de gules; lo que parece dar a entender que la cruz es llana, en vez de flordelisada. Sin embargo, las armas correctas primitivas de esta familia, son las que hemos descrito al comienzo.

La rama primogénita del linaje de Palacio de Gordejuela, representada en la actualidad por el Marqués de Villarreal de Álava, usa las primitivas del linaje, ya descritas, acrecentadas de una bordura de gules, con cuatro espadas de plata, con las guarniciones de oro, alternadas con cuatro llaves, de plata. Estas armas ya fueron blasonadas para los Palacio de Gordejuela, por el Rey de Armas de Felipe II, Juan de España, intitulado "Flandes", y figuran a las folios 416 vuelto y 417 de su "Nobiliario", continuación del de Diego Hernández de Mendoza, Rey de Armas de los Reyes Católicos (sin natura citada de la colección "Salazar", de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia).

El Rey de Armas de Felipe IV, Juan Francisco Hita, atribuye por armas a los Palacio-Gordejuela: En campo de plata, una cruz potenzada, como la de Jerusalén, y en ella, cinco panelas de plata, y dice que otros descendientes de esta casa traen "orlado este escudo con cuatro espadas y cuatro llaves de oro en rojo". Así figura en su Nobiliario Manuscrito "Espejo de Nobles".

Modernamente, en la "Revista de Historia y Genealogía Española", el genealogista bilbaíno D. Antonio de Orovio, atribuyó a una familia de los Palacio de Gordejuela, establecida en Bilbao, las siguientes armas: En campo de gules, cuatro espadas formando dos grupos, y entre ellas, cuatro llaves, dos en el centro, y las otras, entre cada grupo de espadas; éstas son de plata, con la empuñadura de oro; las llaves, también de plata, y los extremos de oro. Como puede verse, parece que la fuente de donde se tomó esta descripción, olvidó blasonar las piezas del campo del escudo, que son las fundamentales de la estirpe, y tomó por armas exclusivas de esta familia, las que constituye la bordura.

Otros Reyes de Armas, atribuyeron a los Palacio, de Gordejuela; escudo partido: 1º., de oro, con una cruz flordelisada de gules, como la de Calatrava; y 2º., de gules, con cinco panelas de plata, puestas en sotuer. Este blasón, sin embargo, lo atribuyen específicamente al apellido Gordejuela, entre otros, los Nobiliarios de Miguel de Salazar, el Cardenal Francisco de Mendoza, José Arévalo, Zazo, Juan Francisco de Hita y Tomás Francisco de Monleón. Este último autor indica, además, que la flor flordelisada es vana o hueca. Hoy en día, los tenían en piedra, varias casas armeras del valle de Gordejuela. Y como el apellido Gordejuela se extinguió en este valle a principios del siglo XVI, y solo esporádicamente lo usaron algunos miembros de la Casa de Palacio, y las casas que hoy subsisten son posteriores a aquella fecha, hay que concluir aceptando que los Palacio utilizaron también esta nueva modalidad en la distribución de sus armas primitivas, y que las ostentaron individuos y familias descendientes de ella.

Se ve, por tanto, a través de las mutaciones, que lo fundamental de la heráldica de los Gordejuela y sus sucesores los Palacio, es la cruz flordelisada vana y las cinco panelas; y que a estas armas se añadió posteriormente la bordura con las espadas y las llaves, que hemos descrito y que hoy llevan los descendientes de su rama primogénita.

No obstante, ser el escudo de este linaje (como el de las demás ramas de las casas de Ayala y Salcedo) tan conocido en el Señorío de Vizcaya, en el que tuvieron la categoría Parientes Mayores, no faltaron, sin embargo, descripciones y atribuciones, para esta familia, por parte de los Reyes de Armas, de blasones que jamás su usaron ni les correspondía usar. Así, por ejemplo, el de Felipe II, Juan de España, describe al folio 211 de su citado Nobiliario las armas de otro Palacio de las Montañas distintos de los de Gordejuela, y les atribuye: En campo de azur, una torre de plata, surmontada de una flor de lis de oro, y puestos en salto, a la puerta de la torre, dos lobos de sable. Y, precisamente, bebiendo en esta fuente y diciendo todo lo contrario que ella, pudo darse el caso de que algunos Reyes de Armas, como Juan Baños de Velasco, en el folio 129 de su "Nobiliario de España", atribuyera esas mismas armas a los Gordejuela (que vale tanto como decir a los Palacio de Gordejuela) y dijera que algunos añaden una orla de gules, con ocho sotueres de oro. Lo mismo asegura José Alfonso de Guerra y Villegas, al folio 69 de su Nobiliario, así como "Becerro", que sustituye incluso a los dos lobos que están junto a la puerta de la torre, por dos leones.

Todos estos errores los multiplicaron los antiguos Reyes de Armas, en sus certificaciones de blasones, hechas muy frecuentemente, con carencia de elementales reglas de investigación histórico-genealógica, identificando la estirpe con el apellido, por las simples razones de la común eufonía, aún en ocasiones sin ni siquiera disfrazar el plagio, acaeciendo que una atribución indevida de determinadas armas a una casa, pasaba como cosa juzgada a los minutarios y nobiliarios de sus colegas de tiempos posteriores, y éstos a su vez volvían a reproducir el error. Así, por ejemplo, Antonio Gómez Arévalo, Cronista de Felipe V, Manuel de Lejarza y Palacio, natural de Madrid, descendiente del Concejo de Güeñes y oriundo del solar de Palacio del valle de Gordejuela, vuelve a errar al atribuir a estos Palacio, oriundos del valle de Gordejuela, como armas propias, nada menos que las privativas de los Palacio cántabros de Liendo así organizadas; escudo cuartelado: 1º. y 4º., de plata, con un árbol de sinople. terrasado de un prado del mismo color, y al pie del árbol, tres panelas, también de sinople; y 2º. y 3º., en campo de plata, tres fajas de sable; sobre el todo, bordura de oro, y en ella, escrito en letras de sable, el mote Palacio de Liendo torre aposento".

Por su parte, otros Reyes de Armas atribuyeron erróneamente a los Palacio de Gordejuela las armas propias de los Palacio de Gordejeula las armas propias de Palacio y Palacios santanderinos de Bárcena de Cicero, y que con más o menos propiedad usaron los Palacio y Palacios de Carranza, y hasta algunos Palacio de Zalla, constituidas por un escudo partido: 1º., de plata, con dos leones de púrpura, puestos en palo; y 2º., de oro, con cinco estrellas de azur, puestas en sotuer. Así figuran, con manifiesto error, en la certificación de blasones dada el 3 de octubre de 1749, por el Rey de Armas Juan Alfonso de Guerra y Sandoval a favor de Antonio de Villar Lanzagorta Palacio y Laiseca, y en la que dio a favor de Pedro de Nava Miranda Palacio y Villanueva; en la librada el 7 de junio de 1702 por José Alfonso de Guerra y Villegas, padre del anterior, a favor de Antonio de la Torre y Manzanal Solapeña y Palacio, Caballero de Santiago, y en la que este mismo Caballero libró, en 18 de noviembre de 1711, Antonio Goméz de Arévalo, citada por Julián José Brochero el 9 de abril de 1783 en una de sus certificaciones de blasones.

Los Luengas-Palacio, oriundos del primitivo solar de Palacio del valle de Gordejuela, tenían su casa armera a una legua de La Encina (famoso santuario sito en término de Arciniega), y según Francisco de Hita, Rey de Armas de Felipe IV, al folio 452 del tomo II de su nobiliario "Espejo de Nobles", usaron por armas: En campo de plata, una cruz de gules, como la de Jerusalén, y en ella, cinco panelas de plata. Sin embargo, en la certificación de blasones dada el 22 de marzo de 1559 por Juan de España, a favor de Juan Ortiz de Luengas-Palacio, atribuye a estos Luengas-Palacio, las armas primitivas de los Palacio de Gordejuela, esto es: En campo de oro, la cruz flordelisada vana, de gules, con las cinco panelas de sinople, puestas en sotuer. A esta misma familia perteneció el Caballero de Santiago Tomás de Cilieza Velasco y Ortiz de Lenguas-Palacio, nacido en Cilieza de Mena (Burgos), y cruzado en la Orden del Apóstol, en 1636, el cual usó por su apellido Luengas-Palacio las primitivas de los Palacio ya descritas.

Los Palacio del Concejo de Güeñes colindante con el valle de Gordejuela, descienden del solar de Palacio de Gordejuela y usaron las mismas armas de la cruz flordelisada con las cinco panelas. Sin embargo, Julián José Brochero, en la certificación de armas por él librada el 3 de septiembre de 1793 a José de Palacios y Pueyo, en el memorandum que hace de las distintas casas de Palacio, dice que los Palacio de Güeñes usaron también: En campo de plata, una cruz flordelisada de gules, acrecentada con cuatro roeles de azur. Y así, y también con cinco roeles en lugar de cuatro, las llevaron algunos individuos de esta casa que pasaron a América. También los Palacio de Güeñes tuvieron sus Reyes de Armas que les atribuyesen impropiamente las armas de otro linaje. Por ejemplo, Antonio Goméz de Arévalo, en la ya citada certificación de blasones, librada el 16 de septiembre de 1703 a Manuel de Lejarza y Palacio, y Vidal en sus "Apuntamientos genealógicos", tomo XI, folio 272, les asignan las de los Palacio de Liendo, del escudo cuartelado con los árboles y las fajas, y hasta el último autor mencionado agrega la leyenda alusiva y propia de los de Liendo.

Por otra parte, Londoño, en el folio 231 del tomo I de su "Nobiliario", les da por armas: En campo de oro, un roble de sinople, con un lobo andante de su color natural, atravesado al tronco.

Por razón de su descendencia del solar de Gordejuela, usaron de las mismas ramas de la cruz flordelisada con las cinco panelas (más o menos acrecentadas o modificadas a posteriori), las casas de Palacio sitas en las Encartaciones de Vizcaya (Galdames, Sopuerta, Zalla, etc.), en la tierra de Ayala (Santa Coloma, Braceras, Sojo, lugar de Palacio, etc.); en Arciniega, en Orduña, en los valles de Mena, Tudela y Angulo; en San Llorente de Losa, etc., así como las ramas nacidas directamente del solar de Gordejuela o de estos solares filiales y establecidas por toda la península y América. Algunas como la del lugar de Mendieta, jurisdicción de la villa de Arciniega, trajeron: En campo de oro, una cruz flordelisada de gules, cargada en su centro de una panela de oro y cantonada de otras cuatro panelas de gules, puestas en sotuer, y rodeando al escudo, una bordura de gules, con ocho aspas de oro. En esa forma las certificó Manuel Antonio Brochero, el 16 de agosto de 1758 en el despacho de blasones que libró a favor del Caballero de Santiago Francisco de Urtiaga y Palacio. Y a pesar de la notoriedad de la descendencia de las referidas casas solariegas de Palacio del primitivo solar del valle de Gordejuela, los descendientes de algunas de ellas, usaron erróneamente armas distintas, bien espontáneamente o por atribución equivocada de los Reyes de Armas. Así, por ejemplo, con relación a los Palacio de Soporta, en el expediente número 353, de la Orden de Santiago de Francisco Javier de Palacio y García de Velasco, segundo Conde de las Almenas, oriundo de la casa de Palacio de Sopuerta, se describen el año 1860, como armas de estos Palacio: En campo de azur, un castillo de plata, y un cisne, colocada entre dos escollos sobre ondas de plata, armas que son privativas, como veremos, de los Palacio aragoneses del lugar de Osán, en el valle del Basa, de las Montañas de Jaca, y que nada tienen de antecesores de los Palacio de las Encartaciones de Vizcaya, aunque algunos autores sostienen que dichos Palacio de Jaca, tienen su origen en Vizcaya, es decir, todo lo contrario que supondría aquella atribución indebida de armas. Por su parte, Juan Alonso de Guerra, en la certificación que libró de los blasones de sus apellidos, el 23 de mayo de 1744, a Francisco del Arco y Quintana Santa Cruz y Palacio, oriundo de la casa de Palacio, en el barrio de la Barrieta, del concejo de Sopuerta, le asignó indebidamente las tan repetidas armas de los Palacio de Liendo, con su clásica leyenda, como puede verse en la minuta número 1828, del tomo XXXVII de sus Certificaciones de Blasones.

En el siglo XVI, hubo unos Palacio oriundos de Río Ubierna, en las Montañas de Burgos, de los cuales se ocupa el Rey de Armas de Felipe II, Juan de España, al folio 417 de su citado nobiliario, y dice: "Tocan en algo, y son de un mismo tronco que los de Gordejuela", y le atribuye estas armas: En campo de azur, una torre de plata, a cuya diestra hay una espada de plata, con la guarnición de oro, y a la siniestra de la torre, una llave de plata.

Otros Palacio vizcaínos, antiguos hijosdalgo, usaron: En campo de oro, cinco panelas de sinople, que según Juan de España estaban dispuestas en sotuer, y según José Frías de Albornoz, Juan de Buegas, Francisco de Zazo y Rosillo, y el "Alfabeto de apellidos Zazo", lo estaban en triángulo (una, dos y tres). Con ambas modalidades, ésta heráldica denota de su origen de la casa de Salcedo, y, por tanto, su filiación a través de la casa de Gordejuela.

La casa-torre de Palacio llamada de Jaureguizarra, en el valle de Orozco (Vizcaya), según Sebastián del Castillo y otros autores, ostentaban; escudo partido: 1º., de oro, con un árbol de sinople, y pasante a su tronco, un jabalí de sable; y 2º., de gules, con un losanje de oro, y en él, castillo de azur, y en los cuatro huecos que deja el losanje, una estrella de oro, en cada uno. Baños de Velasco atribuye, erróneamente a estos Palacio, las armas de los Palacio de Ayamonte, de la banda con las aspas y las flores de lis, y dice que son de una misma familia. (Véase el apellido "Palacios".)

Los Palacio de Limpias (Cantabria), usaron: En campo de azur, una torre de oro orpasada de gules, esto es, con las puertas y ventanas de gules, y saliente del homenaje de la torre un brazo armado con una espada de plata quebrada en la mano y con la guarnición de oro. Así las describen, entre otros, Jerónimo de Villa y Aguirre y el Doctor Inchausti. Juan Francisco de Hita les da ese mismo blasón, pero dice que los Palacio de Limpias usaron también: En campo de oro, una espina de sinople con su fruto, como los de Espinosa, con sus maxales de gules, y alrededor del espino cinco panelas de plata, como las de Zárate. Otros autores sitúan estas panelas en una bordura de gules. El Cronista de Cantabria D. Mateo Escagedo Salmón, añade que unos Palacio de Limpias usaron "tres cruces como las de San Juan con tres escuditos cargados de tres bandas cada uno", pero no menciona esmaltes ni metales. En el capítulo de atribuciones errónea a los Palacio, de Limpias, por parte de los Reyes de Armas, podemos incluir la certificación de blasones dada el 29 de agosto de 1676 al Caballero de Santiago Gabriel de Palacio y Gil del Barrio (inclusa en el Nobiliario, de Mendoza), que adjudica al interesado las armas de los Palacio de Liendo, que describiremos en su lugar; y los nobiliarios y minutarios de José Pellicer y del Cronista Vadillo, que cometen el error de atribuir a esta familia las armas de los Palacio del lugar de Osán, en las Montañas de Jaca, de los que también trataremos, siguiendo alguno de ellos la descripción dada por Antonio Gómez de Arévalo, en la certifiación de blasones librada el 20 marzo de 1694, al Almirante Gaspar de Palacio.

Los Palacio de Liendo (Cantabria), según el Cronista Arévalo (que sigue Alonso de Santa Cruz, Rey de Armas de Felipe II), tuvieron su inmediato origen en la casa de Palacio de Guriezo, y ambas casas usaron, por armas primitivas, éstas; escudo cuartelado: 1º. y 4º., de plata, con un árbol de sinople, terrasado de lo mismo, y a cada uno de sus lados, una panela de sinple, y otra sobre la copa; y 2º. y 3º., de plata, con tres fajas de sable. A estas armas primitivas añadió a la casa de Liendo, como Pariente Mayor del linaje, una bordura de gules, con un mote o leyenda de oro cargado sobre ella y que decía: (Palacio de Liendo, torre, aposento). Pero este escudo no se usó, ni mucho menos, siempre así; pues los Reyes de Armas, lo modificaron, con más o menos libertad, cambiando unas veces los esmaltes o la disposición de las piezas, y otras modificando las piezas mismas. Así, por ejemplo, Brochero las asigna las armas antedichas, pero con la bordura de oro y el mote en letras de sable. Vidal, Mendoza y el propio Arévalo, les señalan las mismas armas que Brochero, pero sitúan las tres panelas al pie del árbol. Otros, como baños de Velasco, José Alfonso de Guerra y Villegas, Jerónimo de Villa y el Doctor Inchausti les dan: " Escudo cuartelado y mantelado: 1º. y 4º., de plata, en cada uno un roble de sinople maculado de frutos de oro y terrasado de un prado de sinople, y 2º. y 3º., en plata, con tres fajas de sable; en mantel; en plata, tres panelas de sinople; sobre el todo, bordura de gules con ocho sotueres de oro y entre ellos, escrita en oro, la leyenda: "Palacio de Liendo, torre, aposento". De estos autores unos dibujan el escudo con el mantel en ángulo, y otros como un escudo partido y cortado en punta. Tomás de Monleón, y tambien el citado Brochero, les atribuyen esta otra modalidad: "Escudo cuartelado; 1º. y 4º., de plata, con un roble de sinople, y 2º. y 3º., en cada uno, tres fajas de oro y tres de azur; manteladura de plata con tres panelas de oro". Y Zazo y Rosillo lo modifica de esta manera: " Escudo cuartelado y mantelado en la punta. 1º y 4º, un roble verde en campo de plata, y 2º. y 3º., en cada uno, seis fajas, tres negras y tres de oro, con tres roeles azules en cada cuartel, puestos sobre el oro; en la manteladura de tres panelas verdes sobre plata". Lo cual no es óbice para este último autor blasone también para los Palacio, de Liendo, este otro escudo: "Dos leones rampantes contramirándose, con unas bandas en medio", sin duda, erróneamente inspirado en el de los Palacio, de Bárcena de Trasmiera.

El confusionismo típico de los Reyes de Armas involucrando los distintos solares del apellido Palacio, hizo que Zazo describiese las armas de unos imaginarios "Palacio de las Montañas", descendientes del linaje de Palacio cognominado también Velasco, que luchó con el de la Puente de Guriezo, y les atribuyó este blasón; escudo cuartelado: 1º. y 4º., de plata, con un roble de sinople; y 2º. y 3º., de oro, con cuatro fajas bleus; en lambeo tres panelas de sinople; el escudo va agarrado con dos sierpes, y por lema: "La vida ociosa y de espacio. No son armas en la guerra. Para fundar en la tierra. Tan poderoso Palacio".

Los Palacio de Laredo (Cantabria), usaron, según Escagedo Salmón: En campo de azur, dos encinas, una, en el flanco derecho sobre cuatro fajas de gules, y la otra en el flanco izquierdo, y tiene encima de ella, en el jefe, otras cuatro fajas; entre las cuatro fajas primeras y la segunda encina, tres corazones de sable, también puestos en faja. Y dice ese autor que dichas armas fueron usadas por el Capitán Juan Manuel de la Fuente y Rosillo, Caballero de Alcántara, descendiente de la casa de Palacio de Laredo, nacido en 1675.

Los Palacio de Rumoroso trajeron diferentes blasones, en consonancia también con el diverso origen que a los de esta familia asignaron los Reyes de Armas. José Alfonso de Guerra las certificó en 1704 a Fernando de Palacio y Riva-Palacio, por su apellido Riva-Palacio, oriundo de este pueblo, blasonándolas de la siguiente manera disparatada: "Constando ser sus antiguas armas un escudo partido en diferentes cuarteles, de los cuales, en el primero, están en oro siete flores de lis de azur; luego en cuatro cuarteles, primero y último, en oro, jabalí de su color, andante; y en el segundo y tercero, en plata, tres fajas rojas; después suelen añadir sobre campo rojo un castillo de plata, y en él una cruz roja de Calatrava y a los lados grifos de oro, y encima del homenaje de este castillo, águila de su color con una tarjeta blanca que la tiene asida en el pico, y en ella dice así: Palacio de Liendo, casa, aposento". Menos mal que no se le ocurrió añadir todavía las piezas de otros blasones del apellido Palacio. Señalaremos que, de tan complicado escudo, las flores de lis recuerdan parte del blasón de los Palacio vallisoletanos de Medina de Ríoseco y otros pueblos; el cuartelado de los jabalíes y las fajas, las armas atribuidas por algunos autores a los Palacios de Echauri, las de los Palacio aragoneses y palentinos; la cruz flordelisada de gules, las de los Palacio de Gordejuela; el águila, las de los Palacio Rubios de Salamanca; y la leyenda, las de los Palacio de Liendo. Por su parte, Brochero duda en la atribución de las armas a los Palacio de Rumoroso, y al paso que unas veces les asigna las cuarteladas de los Palacio de Liendo (pero sin panelas, y añadiéndoles la bordura de gules con las ocho aspas de oro e incluso la leyenda alusiva a la casa de Liendo), que también blasona Vidal y Salvador, otras veces les atribuye aquel autor unas parecidas a las que usaron los Palacio de Trasmiera y que describe así; escudo mantelado: 1º. y 2º., de plata, con dos leones rampantes y empinantes, de púrpura, mirándose y puestos en forma de lucha; y la manteladura, en campo de oro, cinco luceros de azur, puestos en sotuer. Otros autores, como José Alfonso de Guerra, atribuyen a los Palacio de Rumoroso las mismas armas que Vidal y Salvador, pero añaden que algunos sustituyeron los cinco luceros de azur por otras tantas flores de lis de azur.

Los Palacio de Bárcena de Cicero (Merindad de Trasmiera (Cantabria)), usaron por armas primitivas: En campo de plata, dos leones rampantes de púrpura. Pero más tarde, adoptaron un escudo partido, cuyo primer cuartel lleva las armas ya descritas anteriormente, y en el segundo cuartel: En campo de oro, cinco estrellas de azur, puestas en sotuer. Así las describen Pedro de Salazar y Girón, Vidal y Salvador, Villa, Inchausti, Jorge Montemayor, Miguel de Salazar, Diego de Urbina, Lázaro del valle, Escagedo y otros. Por su parte, José-Justo de Aguirre, Cronista de Fernando IV, blasona para estos Palacio; escudo cortado: 1º., de plata, con dos leones de púrpura rampantes; y 2º., de oro, con cinco estrellas de azur, puestas en sotuer; sobre el todo, orla de gules con cinco taos o cruces de San Antón, de oro. A su vez, José Alfonso de Guerra y Villegas dice que los Palacio de Bárcena de Trasmiera, a raíz de las luchas que sostuvo esta casa con los Salazar en un campo sito entre Escalante y Bárcena, modificaron sus armas, ostentándolas así; escudo partido: 1º., de gules, tres barras de oro, en su verdadera aceptación heráldica; y 2º., de oro, una encina de sinople frutada de oro; sobre el todo, orla o bordura de gules, con cinco taos o cruces de San Antón, de oro. Y Juan Alfonso de Guerra y Sandoval les asigna igual escudo, pero dice que los taos son de plata. Es de advertir que esta familia usó indistintamente los apellidos de Palacio y Palacios, y que le corresponde, pues, las mismas armas. Los Palacio de Renedo de Piélagos (Cantabria) usaron el blasón que hemos visto describió José-Justo de Aguirre, los de Bárcena de Cicero, y que recoge Juan Alfonso de Guerra y Sandoval, en las certificaciones de blasones, por el librada a Vicente Díaz del Corral Palacio Obregón y García, vecino de Madrid y natural de Renedo de Piélagos (Cantabria). La casa Palacio, de Escalante, en la Merindad de Trasmiera, tenía, como armas primitivas, según José Alfonso de Guerra; escudo partido: 1.º, en campo de gules, tres barras de oro; y 2.º, en campo de oro, una encina de sinople, y terrasada de lo mismo; por orla, bordura general de gules, con cinco cruces de San Juan, de plata. Otros de esta familia usaron; escudo partido y medio cortado: 1º., de gules, con tres fajas de oro; 2º., en el cuartel superior, de oro, una encina de sinople, terrasada de lo mismo; y en el cuartel inferior, de gules, con trece estrellas de oro, sobre el todo, bordura de gules, con cinco cruces de San Juan, de plata. Y una de sus líneas, establecida en México, trajo; escudo cuartelado: 1º. y 4º., de gules, con tres fajas de oro; y 2º. y 3º., de oro, con la encina terrasada de sinople; sobre el todo, bordura de gules, con cinco cruces de San Juan, de oro. Divisa: "Grado a Tí, Señor, que estás en alto". Añadiremos que Arévalo atribuye erróneamente a los Palacio de Trasmiera una modificación de las armas de los de Liendo, consistente en escudo cuartelado: 1.º y 4.º, de plata, con un árbol de sinople, a cuyo pie, lleva tres panelas de lo mismo; y 2º. y 3º., de plata, con tres bandas (no fajas) de sable, y sobre el todo, una bordura con la divisa: "Palacio de Liendo, torre, aposento". Los Palacio, de Sierrapando (Torrelavega), cántabros, tenían, según Escagedo Salmón; escudo cuartelado: 1º., de gules, con un castillo de oro; 2º., de azur, con un ciprés de oro, acompañado de una estrella de oro, a cada lado; y 3º. y 4º., de plata, con un caldera de sinople, marcada con cinco barras de gules, y un pendón de este color, inclinado para el centro, y afrontada la pica, con una faja de azur, cortada, que no llega a los flancos; orla con el lema, empezando en el flanco derecho y terminando en el izquierdo: "De Égica, Rey de los Godos".

A la casa de Palacio en las Montañas de Asturias, le atribuyó Diego de Barreiro estas armas: En campo de azur, una banda de gules perfilada de oro y cargada de seis aspas de oro; encima de la banda, dos flores de lis de de oro, y otras dos debajo. Por mote, este lema: "He de guardar este puente, aunque me cueste la muerte". Esta atribución es completamente gratuita, pero las tales armas, son las propias de los Palacio de Medina de Rioseco y otros lugares. Lo peor es que, como veremos, las tales armas las usaron también los del apellido Palacios de Pola de Lena (Asturias), pero a nuestro juicio tan impropiamente como los Palcio asturianos. Los Palacio del Concejo de Sierro, en Asturias, traían: En campo de sinople, dos mancebos y dos doncellas, bailando. Y por lema: "Los galanes y doncellas -que bailan en este espacio- son las armas de Palacio". Así las blasona Tirso de Avilés, hijo de la casa de Bolgues, y Canónigo de la Catedral de Oviedo, y también Piferrer en su nobiliario, asegurando el primero de estos autores, que tomaron esas armas a denotación de que aquel palacio o casa, en las solemnidades del pueblo, bailaban y se regocijaban sus vecinos, por ser casa principal de aquel Concejo.

La casa de Palacio que está en el reino de Navarra, traen, según Brochero: En campo de oro, una cruz flordelisada de sinople, acompañada de cuatro panelas de gules. Esta heráldica, como se ve, es trasunto, aunque modificada, de las de Gordejuela. La casa de Palacio en el lugar de Belascoaín del valle de Echaurri en Navarra, cognominada de Velasco, y cuyos descendientes también usaron el apellido Palacios, ostentaba, según Juan del Corral, Pedro Azcárraga y Julián Brochero: En campo de oro, una cruz flordelisada de sinople, acompañada de cuatro panelas, también de sinople, recordando las de los Palacio de Gordejuela. El autor últimamente citado dice que esa casa y la también navarra, situada en Uscarrés, "compite en su antigüedad con el solar de Palacio en el valle de Gordejuela, porque las tres blasonan tener el mismo origen cántabro, y se confirma ser idéntico del común uso de armas, de una cruz floreteada de gules con algunas otras divisas con que se distinguen unos de los otros". Varios autores, como Diego de Urbina, Manuel Vidal y Salvador, Miguel de Salazar, Lázaro del valle, Hita, Monleón y Zazo, describen para los Palacio de Echauri, las siguientes; escudo cuartelado: 1º. y 4º., de oro, con un puerco jabalí de sable; y 2º. y 3º., de plata, con tres bandas de gules. Así las usaron algunos miembros de esa casa. La casa fuerte de Palacio, sita en la villa real de Uscarrés, en el valle de Salazar, merindad de Sangüesa, en Navarra, dio a sus descendientes indistintamente los apellidos Palacio y Palacios, y, según Vidal, pretendía tener el mismo origen que la del Señorío de Vizcaya. Brochero dice que esta casa solariega ostentaba en piedra en su frontispicio sus armas primitivas "maltratadas de la injuria de los tiempos y con poca advertencia del facultativo que las formó en piedra, pareciéndole no haber asunto particular por la mala organización"; y las describe así; escudo partido a cuarteles con una cruz de Santiago, floreteada: 1º. y 4º., de oro, con un torteo de azur; 2º., de plata, con una panela de sinople; y 3º., sobre el mismo metal, un palacio al natural. Y Vidal dice que fueron sus armas: En campo de plata, una cruz floreteada de gules, acompañada de un roel de azur en la parte alta; una panela de gules, también en la parte alta; en la baja derecha, una iglesia o palacio alusivo a la casa torre de Palacio que está en dicho valle; y en la izquierda, un bezante de oro perfilado de gules, y en él, una cruz de gules.

Los Palacio, de Aragón trajeron por armas: En campo de oro, un palacio de sinople, según aseguran el Doctor Pedro Vitales, Brochero, Ramírez de Monleón y otros. Los Palacio, aragoneses con casa solariega en el lugar de Osán, del municipio de Sardas, valle del Basa, en las montañas de Jaca (Huesca), usaron; escudo partido: 1º., de azur, un castillo formal de plata; y 2º., ondas de agua de plata y azur y sobre ellas un cisne de plata en medio de dos escollos de sinople, según refieren Fernando de Aragón, Jerónimo de Blancas, Hita, Baños de Velasco, Corral, Ramírez de Monleón, Zazo, Vidal, Londoño y Brochero. Londoño sostiene que usaron también los de esa familia: En campo de gules, una cruz con cinco panelas de gules, siendo, según otros autores, la cruz flordelisada de oro y las panelas cargadas sobre ella, armas que recuerdan las de Palacio de Gordejuela. Los Palacio, de la villa de Uncastillo (Zaragoza), tenían: En campo de gules, un castillo de oro, orpasado de azur, según sostiene Hita, Zazo y Vidal.

Los Palacio oriundos de Aragón pasaron a Valencia y a Cataluña, donde cambiaron algunos el apellido por Paláu pero otros conservaron la denominación castellana y usaron estas armas: En campo de oro, un palacio de sinople mazonado de oro. Según atestiguan Brochero, Miguel de Salazar y otros.

Los Palacio, de Cervera de Pisuerga (Palencia), ostentaron: En campo de gules, un castillo formal de plata con perfiles negros, y puertas, almenadas y ventanas negras, sobre un peñasco jaspeado de amarillo y pardo; sobre el todo orla de ocho piezas de gules divididas con líneas de oro, según se describe en el libro "Becerro" de Alonso de Guerra. Los Palacio, de Villada (Palencia), se apellidaron indistintamente Palacio y Palacios, y usaron por armas, según Basanta; escudo cuartelado: 1º., en de sinople, con una torre de plata, y sobre ella una mano empuñando una espada; 2º., de oro, con unas piezas heráldicas imposibles de identificar por el estado de la ejecutoria; 3º., de oro, con cinco calderas, y sobre ellas pendones de gules; y 4º., de plata, con tres fajas de sable.

Por último, hubo una casa de Palacio en el lugar de Sorbeda de Ribas en las Montañas de León, de la que descendía Francisco de Luzuriaga y Palacio, a quien el Cronista y Rey de Armas Sebastián del Castillo le certificó erróneamente por armas de Palacio, el 21 de junio de 1758, las de los Palacio de Jáureguizarra del valle de Orozco.