VARGAS

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   

BLASÓN: Según el cronista Juan Francisco de Hita, los de Cantabria y su rama de Belchite (Zaragoza): En campo de plata, tres fajas ondeadas de azur.

Otros "Vargas"

INFORMACIÓN DEL APELLIDO   

    Hace ya cerca de 800 años que brilla en los anales de España el apellido Vargas, y más de seiscientos que se le ve unido con el honorífico apodo o acuña de Machuca, que adquirió el insigne guerrero Diego de Vargas por el admirable denuedo y rara valentía, con que machucaba a los moros en la batalla de Jerez, en el año 1232. Desde aquellos remotos tiempos, sus descendientes han enaltecido el renombre de su antecesor, brillando en las Órdenes Militares, señalándose en las batallas con proezas y nobles hazañas y desempeñando con aplauso y acierto, importantes cargos y elevadas dignidades, siendo muchos los que hasta en nuestros días, sostienen en Madrid, en Extremadura, en Andalucía y otras partes, el esplendor de su esclarecida estirpe, de modo que entre los más antiguos y frondosos árboles genealógicos de España, ocupa su lugar, el de la casa de Vargas Machuca.

    La antigua casa y solar del linaje de los Vargas, según algunos autores, tiene su origen en el lugar de Villasevil, en el valle de Toranzo (Cantabria), y según otros el origen más antiguo de este apellido viene de la ciudad de Toledo.

    El cronista Gonzalo Argote de Molina, señala que los de este linaje y apellido Vargas son naturales de las montañas de Santander, donde también tienen su casa y solar antigua, de hijosdalgo y caballeros, sita en el lugar de su nombre, en el Ayuntamiento de Puente Viesgo (Cantabria).

    En la conquista de Andalucía, en el reinado de D. Fernando III "el Santo", fueron muchos los caballeros toledanos que se distinguieron; pero principalmente en la batalla de Jerez, dos hermanos, hijos de Pedro de Vargas, llamados Garci y Diego Pérez de Vargas, y su cuñado Pedro Miguel, que en unión de treinta y siete caballeros más, todos naturales de Toledo, y de D. Alonso, hijo del Rey D. Fernando, y D. Alvar Pérez de Castro, ganaron tan gran batalla. Según cuentan las crónicas, Diego Pérez de Vargas, habiendo quebrado su lanza y espada destrozando moros y no teniendo armas con que continuar peleando, arrancó de un olivo una gruesa rama, y arremetiendo con ella contra los sarracenos sembró la muerte y el espanto en torno suyo, siendo la admiración de cuantos lo presenciaban, incluso de D. Alvar Pérez de Castro, los cuales dejaron de pelear para ver á tan esforzado campeón, afirmando éstos le oían decir á cada golpe que daba: «así Diego Machuca», por lo cual se le llamó Diego Pérez Vargas Machuca, concediéndole el derecho para usarlo como apellido él y sus descendientes, tomando él, por orla de su escudo, aquella rama de olivo con que había realizado su hazaña, cubriéndose de gloria.

    Su hermano Garci Pérez de Vargas, armado caballero aquel día por D. Alvar Pérez de Castro, también se distinguió notablemente, apoderándose del Pendón Real de los moros, matando para conseguirlo á quien lo llevaba, y destrozando á cuantos intentaban quitárselo, figurando entre éstos el Rey que llamaban de los Gazules, que á pesar de su valor indomable no pudo resistir los recios y repetidos golpes, muriendo á manos de su vencedor, á pesar de haber intentado socorrerlo y librarlo los suyos.

    Según afirma la tradición, estando muy viejo Garci Pérez de Vargas, se retiró á una aldea, llamada Mazarambroz, á tres leguas de Toledo, donde tenía muy buena hacienda. Cazando por aquellos lugares el Rey D. Fernando, preguntó en su casa por él, respondiendo los suyos que estaba podando la viña por pasatiempo; fuese a su encuentro el Rey, y sin que le viese Garci Pérez, empezó a recoger los sarmientos que estaban cortados por el suelo, aproximándose con gran cautela; al ruido, volvió la cabeza el buen Garci Pérez, y al encontrarse con el Rey fuese a él, e hincando rodilla en tierra besóle la mano, diciéndole: «aquí como vedes, y allá como sabedes»; respondiéndole el Rey: «a tal poblador, tal sermentador»; y abrazándole, le levantó del suelo. A pesar de los muchos servicios que al Rey prestó, sólo consta que fue suya la villa de Higuera, la cual heredaron sus descendientes. Hernán Pérez de Vargas, su hijo, acompañó al Rey D. Alonso XI a muchas batallas contra los moros, y su nieto, Alonso Pérez de Vargas, fue Señor de las Villas de Burguillo y la Higuera.

    Alonso Hernández de Vargas fue padre de Gonzalo Pérez de Vargas de la Higuera; éste tuvo por hijo a Juan de Vargas, el cual casó con Dña. Leonor de Figueroa, hija de D. Lorenzo Suárez de Figueroa, maestre de Santiago; tuvieron una hija llamada Dña. Mencía de Vargas, séptima nieta de Pedro de Vargas, primero de esta rama; casóse con D. Barco Hernández de Silva, entrando por este motivo el señorío en la casa de Silva, quedando unidos ambos apellidos. D. Francisco de Vargas y Silva entró en posesión del señorío de Higuera siendo hijo de D. Juan de Vargas, nieto de Fernando de Vargas, biznieto de Arias de Vargas y rebiznieto de Barco Hernández de Silva y de Dña. Mencía de Vargas.

    En el reinado de D. Sancho el Bravo, de este solar de los Vargas fue D. Diego González de Vargas, Caballero de Calatrava, y su hermano D. Pedro González de Vargas, hijo de D. Gonzalo Pérez de Vargas, teniendo su enterramiento en la iglesia de San Salvador.

    En Madrid existía también casa-solar de Vargas, con buenos caballeros y ricos mayorazgos, siendo su tronco Hernando Sánchez de Vargas; tenían su enterramiento en Madrid en Santa María de Atocha, y sobre su sepulcro está la soga que tuvo al cuello, la cual guardó y mandó poner allí.

    En Plasencia y en Jerez existían también de este linaje, figurando entre otros el secretario Vargas, privado del Rey D. Felipe II, y un hijo que tuvo fue señor de la Villa de Esteban Hambrán, dejando a sus hijos un buen mayorazgo, estando enterrado en el Monasterio de los Mínimos, extramuros de la ciudad de Toledo. Este solar fue luego de Vargas, Maestre de Campo del tercio de Niza en Lombardía.

    También en la ciudad de Córdoba los había de este apellido, entre ellos Pedro de Vargas, sus padres Ruiz Díaz de Vargas y Dña. Brianda Carrillo, su mujer, señores de la Dehesa de Fuenreal. Pedro de Vargas casó con Dña. Sancha Ponce de León, hija de Juan Manuel y de Dña. Juana de Guzmán, habiendo tenido tres hijos: D. Rodrigo, Dña. Luisa, que casó con D. Alonso de Cárdenas, y Dña. Brianda Carrillo, que casó con D. Alonso Carrillo. D. Rodrigo, que era de esta casa, casó con Dña. Constanza de Cárdenas, hija de D. Pedro de Cárdenas y de Dña. Catalina de Angulo; tuvieron cuatro hijos: D. Pedro, D. Francisco, D. Rodrigo y D. Manuel de Vargas.

    Una de las ramas se estableció desde muy antigua, en Sevilla, donde sus ilustres hijos han sido siempre tenidos por hijosdalgo notorios, gozando de todos los honores, preeminencias y distinciones correspondientes a su clase y esclarecida estirpe. Otra rama pasó a Belchite (Zaragoza).

    D. Diego de Carvajal y Vargas, Vizconde de Cerralbo, fue creado Conde del Puerto en 18 de octubre de 1665. D. Francisco de Vargas y Lezama fue creado Marqués de Vargas en 8 de febrero de 1700.

    Condes de Villanueva: D. Juan de Vargas-Zúñiga y Vargas-Zúñiga, fue V Conde de Villanueva, falleció el 3 de marzo de 1931. Casó el 3 de junio de 1899 con Dña. María de la Concepción Jaraquemada y Velasco, hija de D. Álvaro Jaraquemada y Cabeza de Vaca, y de Dña. María de la Concepción de Velasco y Jaraquemada. Tuvieron a Dña..María de la Concepción Vargas-Zúñiga y Jaraquemada, VI Condesa de Villanueva. Nacida el 3 de marzo de 1907. Casó el 2 de agosto de 1926 con D. Emilio de Torres y Osorio.

    Probó su nobleza numerosas veces en las ordenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Carlos III (1786, 1790 y 1815) y San Juan de Jerusalén, en la Real Chancillería de Valladolid y en la Real Compañía de Guardias-Marinas.

    Nuestro amigo Marcial Silva Pozo nos ha facilitado la siguiente información sobre los Vargas en Chile:

I.- Agustín de Vargas Sotomayor (1648-1712). Nació por 1648 en Madrid, España, hijo legítimo de Pedro de Vargas y de Polonia de Sotomayor, naturales de Toledo. Llegó a Chile en enero de 1664 con el gobernador Meneses. En la lista de este refuerzo, aparece como: “Agustín de Vargas, natural de Madrid hijo de D. Pedro, pequeño, blanco, herida en la barba, de quince años”. Teniente del fuerte de San Felipe de Austria, el 21 de noviembre de 1666, y del fuerte de Nacimiento el 1° de abril de 1667. Recomendado por real cédula de 12 de septiembre de 1680. En 4 de marzo de 1682, recibió merced de encomienda. En Santiago, el 22 de noviembre de 1696, remató el oficio de alguacil mayor de Santiago. Fue alcalde ordinario de primer voto de Santiago en 1703 y 1712. Agustín casó en Santiago el 19 de abril de 1673 con Francisca Rivilla Vergara, nacida ahí, hija legítima del Capitán Francisco de Rivilla Vargas, natural de la villa de Madrid, y de Juana Martínez de Vergara y Ahumada (sobrina bisnieta de Santa Teresa de Jesús). Hijos legítimos fueron:
                01.- Pablo Vargas Rivilla,
                02.- Bartolina Vargas Rivilla,
                03.- Gonzalo Vargas Rivilla,
                04.- Juan Vargas Rivilla,
                05.- María Vargas Rivilla,
                06.- Pedro Nolasco Vargas Rivilla,
                07.- Miguel Vargas Rivilla, que sigue,
                08.- Agustín Vargas Rivilla, y
                09.- Teresa de Jesús Rivilla.
        Hija natural:
                10.- Polonia de Vargas.

II.- Miguel de Vargas y Rivilla (1685-1755). Nació en Santiago en 1685. Según el testamento de su padre, éste le dio las tierras que había en el llano de Lampa, vecinas a la estancia de San Vicente Ferrer y en las que se incluían 300 cuadras compradas en 300 pesos al capitán Pedro Frías. En Santiago el 17 de diciembre de 1724, recibió merced de encomienda de indios de Lampa. Fue comisario general. Casó en el Sagrario de Santiago el 21 de octubre de 1714 con Teresa Roco Galleguillos, hija legítima de Juan Roco de Carvajal y Covarrubias Lisperguer y de Elena Galleguillos Riveros. Hijos legítimos fueron:
                01.- Ignacio Vargas Roco,
                02.- Juan Miguel Vargas Roco, que sigue,
                03.- María Mercedes Vargas Roco,
                04.- Francisca Vargas Roco,
                05.- Antonio Vargas Roco,
                06.- Marcelino Vargas Roco,
                07.- Nicolás Vargas Roco,
                08.- Agustín Vargas Roco, y
                09.- María Magdalena Vargas Roco.
        Hijos naturales:
                10.- María Ana de Vargas,
                11.- Antonio de Vargas, y
                12.- Agustín de Vargas Salazar.

III.- Juan Miguel Vargas Roco (1717-1784). Bautizado cuando nació por el padre Antonio Covarrubias, siendo madrina Catalina Guzmán; fue oleado, de un mes y medio, en Santiago, el 8 de mayo de 1717, apadrinado por Mateo Maldonado y Juana Josefa Codosero. Dedicado a la Agricultura. Casó con Margarita de Arcaya Varas, natural de Santiago, hija legítima del general Juan José de Arcaya Guendica, nacido en Bilbao, 1695, alcalde de Santiago en 1730 y su corregidor en 1734. Hijos legítimos fueron:
                1.- María Antonia Vargas Arcaya,
                2.- Mercedes Vargas Arcaya,
                3.- Carlos Vargas Arcaya,
                4.- Andrés Vargas Arcaya,
                5.- Margarita Vargas Arcaya,
                6.- María Jerónima Vargas Arcaya,
                7.- José Miguel Vargas Arcaya, que sigue,
                8.- María Ignacia Vargas Arcaya y
                9.- José Tomás Vargas Arcaya.

IV.- José Miguel Vargas Arcaya (1768-1825). Nació en Santiago el 9 de mayo de 1768, oleado en Santiago el 18 de julio de 1768 (padrinos: Antonio Álamos y María Mercedes Arcaya y Varas Ponce de León); clérigo de menores órdenes en 1789, pero no continuó la carrera eclesiástica; se avecindó en Talca; dueño de la estancia Cerrillo Verde; Procurador General del Cabildo de Talca en 1809; testó en Talca el 26 agosto de 1825; agregó codicilos en Talca 5 y 9 septiembre 1825; casó en Talca el 8 de marzo 1807 con María Antonia Martínez de Vergara y Rojas Puebla nacida en Talca, falleció en Talca el 30 de marzo de 1841; viuda de Andrés Vargas Arcaya; hija de José Martínez de Vergara y Silva Borgés y de María del Tránsito Rojas Puebla y Ruiz de Urzúa. Hijos fueron:
                1.- Petronila Vargas Vergara, casada en Talca con Francisco Javier Bascuñán Fariña, hijo de Juan Rafael Bascuñán Sotomayor y Juana Antonia Fariña Maturana,
                2.- María Mercedes Vargas Vergara,
                3.- Pedro Vargas Vergara, y
                4.- Juan Francisco Vargas Vergara, que sigue.

V.- Juan Francisco Vargas Vergara, casó con Irene Silva Cienfuegos, hija de Matías Silva Leal y María del Carmen Cienfuegos Henríquez. Hijos registrados:
                01.- Juan Francisco Vargas Silva, casó con María Isabel Donoso Henríquez;
                02.- Víctor Manuel Vargas Silva, casó con Adriana Carrasco, Virginia Salas y Adela Carrasco, sucesivamente;
                03.- Dolores Vargas Silva, casó en Parroquia del Sagrario de Talca el 13 de octubre de 1866 con Camilo del Solar Pinochet, bautizado en Parroquia del Sagrario de Talca el 25 de mayo de 1842; hijo de Camilo del Solar Vial y María Rita Pinochet Benítez;
                04.- Carmen Vargas Silva, soltera;
                05.- Rita Estela Vargas Silva, casó con José Tomás Sepúlveda Silva, hijo de José María Sepúlveda Vergara y Petronila Silva Cienfuegos;
                06.- Luis Alberto Vargas Silva, casó con Luz Clara Sepúlveda;
                07.- Luz Herminia Vargas Silva, casó con José Nicolás del Solar de la Cruz, nacido en Huerta de Maule en septiembre de 1846, falleció en Talca el 14 de noviembre de 1891; hijo de José Antonio del Solar Vial y de Rosalía de la Cruz Donoso;
                08.- Manuela Vargas Silva, casó con Eneas Ramón Acevedo Gaete, nacido el 1 de noviembre de 1841; hijo de Ramón Laurencio Acevedo Somoza y María Concepción Gaete Ruiz;
                09.- Elvira Vargas Silva casó con José Ignacio 2º Pinochet Gaete, hijo de José Ignacio Pinochet Benítez y Teresa Gaete Ruiz;
                10.- Marcial Vargas Silva, casó con Estela Silva Riquelme;
                11.- Julio Vargas Silva, soltero;
                12.- María Mercedes Vargas Silva, soltera;
                13.- José Miguel Vargas Silva, soltero;
                14.- Marco Aurelio Vargas Silva, soltero, y
                15.- Lucinda Vargas Silva, soltera.

    Larga descendencia en Chile, en Aconcagua, Melipilla y principalmente en las ciudades de Santiago y Talca.

    Libro Familias Fundadoras de Chile 1656-1700 y Libro La Casa de Silva en Chile de M. Jaime Silva Silva.