Codradía Nuestra Sra. del Carmen de Molina de Aragón

Caballeros Hospitalarios de San Juan Bautista de Cádiz

Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro de Toledo

Real Hermandad de Caballeros de San Fernando

Codradía del Santo Cáliz de la Cena de Valencia Hermandad de Caballeros de San Juan de la Peña

Real Orden de Caballeros de Santa María de El Puig

Real Asociación de Caballeros del Monaterio de Yuste

Capítulo de Caballeros del Corpus Christi de Toledo

Capítulo de Nobles Caballeros de Isabel La Católica

Hijosdalgo del Río Ubierna e Infanzones de Vivar del Cid

Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer

Cavallers del Centenar de la Ploma del Reino de Valencia

Cofradía Internacional de Investigadores de Toledo

Caballeros y Damas del Rey Fernando Guanarteme Imperial Orden Hispánica de Carlos V
Ballesteros e Hijosdalgo de San Felipe y Santiago

Descendientes de las Reales Guardias Walonas

Custodios Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana

Real Gremio de Halconeros de España

Caballeros del Antiguo Reino de la Corona de Aragón

Archicofradía Santísimo Cristo del Salvador de Valencia

Volver a Hermandades y Asociaciones de Caballeros

 

“Sancta María de Guadalupe, Gratia plena, Mater Dei, Hispaniarum Regina, Ora pro nobis peccatoribus”

          La razón de ser y toda la vida asociativa de la Real Asociación de Caballeros de Nuestra Sra. de Guadalupe gira en torno a la Virgen de Guadalupe, Patrona de Extremadura y Reina de las «Españas», que fue coronada canónicamente el 12 de octubre de 1928 por su Majestad D. Alfonso XIII y el Cardenal Segura, Arzobispo de Toledo y Primado de España, actuando este último como legado pontificio del Papa Pío XI.

        Durante varios siglos fueron varias las Cofradías y Hermandades que contribuyeron a realizar obras piadosas y sociales en Guadalupe, todas ellas tendiendo como centro a la Virgen guadalupense, pero fue con la llegada de los franciscanos, en 1908 y con la creación de la Hermandad de Nuestra Sra. de Guadalupe, cuando empieza a germinar la que nos llega a nuestros días.

          En 1929 y fruto de la Coronación, bajo el patronazgo Real, se instaura como Asociación de Caballeros la «Guardia de Honor Caballeros de Nuestras Señora de Guadalupe», cuyo objeto era rendir homenaje de devoción y amor filial a María Santísima y perpetuar para siempre su gloriosa coronación, al mismo tiempo que, reavivar en el corazón de sus miembros la devoción y práctica que durante siglos guardaron siempre sus mayores, tal como se recoge en el título preliminar de su primer Reglamento, aprobado en 1930. Ésta en sus inicios contaba con setenta y un miembros. En esta primera sesión se nombró a su Junta directiva, bajo la presidencia de fray Lázaro María Epelde y Uranga, párroco de Guadalupe y se acordó celebrar su inauguración el 12 de marzo del presente año, con solemnes actos: bendición de la bandera de la Asociación, imposición de insignias, misa de comunión general y misa solemne con sermón, consagración de la Guardia a Nuestra Señora y procesión con bandera y música por la plaza.

          La primera Junta directiva estuvo compuesta por D. Manuel Mayoral Rodríguez, Presidente (posteriormente Honorario y Perpetuo), D. Julián de Luna Muñiz, Secretario (posteriormente Honorario y Perpetuo), D. Manuel Plaza González, Tesorero y dos vocales. Se fijó como fiesta reglamentaria de la Guardia de Honor, el 12 de octubre de cada año por ser el aniversario de la Coronación canónica de Nuestra Señora. Económico no fue tan positivo, ya que en los dos primeros años se generó un déficit de 2.406,77 pesetas, que afrontó generosamente el propio Presidente. Uno de los primeros acuerdos de la nueva Junta fue, ofrecer la Presidencia de Honor de la Guardia de Honor a S.M. D. Alfonso XIII, quien aceptó complacido según la Real Orden, de 27 de abril de 1929, contando ya en su primer año de existencia con 234 caballeros.

        En sus inicios se distinguían dos tipos de Caballeros asociados: Los «Activos», los cuales tenían que ser residentes en Guadalupe y pertenecer a la Hermandad franciscana de Ntra. Sra. de Guadalupe y gozar de mayoría de edad, y los «Protectorales» (forasteros), los cuales estaban eximidos de la “Guardia”, pero debían cumplir con el resto de las obligaciones estatutarias de la Asociación. Dicho reglamento fue aprobado el día 3 de enero de 1930.

 

         Durante la contienda del 36 al 39 en España, el fervor guadalupense fue en auge, fruto de lo cual fue el intento de constituir una filial de la Guardia en Madrid, concretamente en la Parroquia de San Millán, donde ya funcionaba la Congregación de Nuestra Señora de Guadalupe, aunque al parecer los contactos no dieron los resultados apetecidos. En cambio, si consiguió la Asociación agregarse a la Prima Primaria de Roma bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe y San Francisco de Asís, en virtud del diploma concedido el 3 de octubre del año 1940, con ello los Caballeros de la Guardia de Honor recibían un sumario de gracias y privilegios, tales como indulgencias plenarias, previas la confesión y comunión el día de su ingreso, en los días de las fiestas de la Natividad del Señor, Ascensión, Inmaculada Concepción, Anunciación, Purificación y Asunción, o en trance de muerte y también indulgencias parciales.

          En 1972, y por acuerdo en Junta, tras celebrarse unas Jornadas Culturales donde el marco era la Hispanidad, se crea un premio de poesía, al que paulatinamente se le fueron sumando los de ensayo, periodismo. Germen de lo que mucho después serían los muy conocidos premios Guadalupe-Hispanidad.

          En 1976, S.M. el Rey D. Juan Carlos I de España acepta la Medalla de Oro de la Asociación, heredando así las vinculaciones que con la misma tenía su abuelo, desde el mismo instante de su fundación. Un año después se crea la rama de Damas de Santa María de Guadalupe, suponiendo un importante aporte a la Asociación.               

 

 

          El 12 de octubre de 1980 se aprobaron los nuevos Estatutos, por los que la Guardia de Honor pasó a denominarse «Asociación de Caballeros de Santa María de Guadalupe». Pero no sería hasta 1986, cuando los nuevos estatutos recibieron el placet de la Autoridad Diocesana, la verdadera fecha en la que la Asociación comenzó su singladura dando los magníficos resultados que pueden observarse en la actualidad.   

          A propuesta del entonces Secretario, Antonio Ramiro Chico, se acordó en 1991, en Asamblea General, la creación de nuevos distintivos para la Asociación: medalla ovalada con cordón trenzado en azul y blanco, banda de idénticos colores con el escudo de la Asociación bordado. También en 1991, la Asociación consiguió de nuevo tener su propia Sede o local de reuniones dentro del Monasterio, aunque en esta ocasión sería compartido con la Parroquia, en la calle Alfonso Onceno, núm. 2, donde en la actualidad se conserva y custodia su archivo y pertenencias.

          El reconocimiento público por la labor desarrollada por los Caballeros en estos sesenta y tres años de vida, le llegó en esta ocasión, del Excelentísimo Ayuntamiento de Guadalupe, quien acordó rotular una calle de la villa y puebla con el nombre de «Caballeros de la Virgen», como homenaje a dicha Asociación, que durante tantos años se ha venido distinguiendo por la difusión y conocimiento de Guadalupe.

Escudo de la Asociación

   
 

          El 20 de mayo de 1998 S.M. el Rey D. Juan Carlos I concedió el título de «Real», previa petición de su presidente Francisco Carrasco Rol, a la Asociación, por lo que a partir de esa fecha ha pasado a denominarse «Real Asociación de Caballeros de Santa María de Guadalupe». La nueva titularidad de la Asociación obligó a la Junta de Gobierno introducir dicho título en la bandera, pero ante la imposibilidad de hacerlo, se acordó en la sesión ordinaria del 12 de junio del presente año, confeccionar una nueva bandera que se encargó en la casa “Los Seises”, de Sevilla. También en 1998, se produjo el hermanamiento entre la Real Archicofradía de Nuestra Señora de Guadalupe de Úbeda y Real Asociación de Caballeros de Santa María de Guadalupe, tras acuerdo tomado por unanimidad por ambas juntas directivas.

          El 9 de marzo de 2003, la Real Asociación celebró asamblea general electiva, en la que fue nombrado noveno Presidente D. Antonio Ramiro Chico, a quien le ha correspondido conjuntamente con su Junta de Gobierno, la Presidencia de la Asociación.

          En la asamblea general de 2004 se acordó adherirse a la comunidad franciscana y solicitar también, por parte de la Real Asociación, a la Santa Sede un "Año Jubilar Perpetuo" para este Santuario. Solicitud que ha sido atendida y Guadalupe podrá celebrar su Año Santo, cada vez que la festividad litúrgica de la Patrona de Extremadura, 6 de septiembre coincida en domingo. En esta Asamblea se acordó también solicitar a los países iberoamericanos sus respectivas banderas, con el fin de que estén presentes en el Real Monasterio, como sede o casa de la Reina de la Hispanidad.

          Con motivo también del septuagésimo quinto centenario de la Real Asociación, la Junta de Gobierno ha creado los premios «Guadalupe-Hispanidad», que se entregarán anualmente, dentro de las Jornadas de Hispanidad, a tres personas o entidades que hayan destacado en la proyección de los valores que emergen del nombre de Guadalupe y por su esfuerzos en estrechar lazos entre los pueblos iberoamericanos.

          Su actual Presidente es D. Antonio Ramiro Chico, y la Real Asociación en la actualidad cuenta con más de 1.000 Caballeros y Damas repartidos por todo el mundo. Sus fines son piadosos y asistenciales y culturales, siendo como hemos dicho los patrocinadores de las «Jornadas de Hispanidad» y los premios «Guadalupe Hispanidad».

 

GALERÍA DE IMÁGENES

        Pincha sobre las imágenes para verlas ampliadas.

     Benedicto XVI, recibe el titulo y medalla de Caballero de Honor de Santa María de Guadalupe, de su presidente D. Antonio Ramiro. 30./05/2007

     Ingreso de un nuevo Caballero en Asociación de Santa María de Guadalupe.

     Santa María de Guadalupe, Reina de la Hispanidad

   

     Premio Nuestra Señora de Guadalupe Reina de la Hispanidad.

 

BANDERAS, EMPRESAS, VENERAS Y DOCUMENTOS DE LA REAL ASOCIACIÓN

 

          Aunque la Real Asociación ha contado con varias banderas, la actual permanece con los colores azul y blanco y en el centro el emblema corporativo.

         
 

          La medalla,  en forma de rombo, muestra en su anverso la imagen de Santa María de Guadalupe, con la inscripción, Coronación de la Santísima Virgen de Guadalupe, y en su reverso, el Templete gótico-mudéjar, con la inscripción «Guardia de Honor de Ntra. Sra. de Caballeros de Guadalupe; 12 de octubre de 1928». Prendida en la solapa, cuelga de una cinta con franjas azul claro y blanco.

          Desde 1991 la Real Asociación también  cuenta con nueva Insignia o  medalla ovalada, de 7 x 6 centímetros: Anverso: Imagen de Santa María de Guadalupe, llevada por dos caballeros, de fondo aparece el Monasterio, toda ella circundada de una corona de rosas. Reverso: Aparece la inscripción Caballeros de Santa María de Guadalupe, va colgada al cuello por un cordón trenzado azul y blanco.

 
 

          La Real Asociación también posee un emblema de ojal realizado en plata.

          La banda creada en 1991, es de 12 centímetros de ancha por 160 de larga, con los colores azul, blanco y azul púrpura. En el centro lleva bordado el emblema de la Asociación en hilos de oro y seda con una inscripción circular que dice: Caballeros de Santa María de Guadalupe, colocada sobre el hombro derecho y abrochada en la parte izquierda de la cintura, remata con un borlón azul y blanco. El escudo utilizado por la Asociación hasta 1974 fue el jarrón con azucenas, timbrado con la corona «Hispaniarum Regina» y circundado por una guirnalda. A partir de esta fecha con la creación del titulo de "Caballeros de Santa María de Guadalupe", se presenta  con leves reformas, el jarrón con azucenas, corona imperial y guirnaldas, con la inscripción de «Caballeros de Santa María de Guadalupe», confeccionado por Gala, 1973.       

   

          La banda creada en 1991, es de 12 centímetros de ancha por 160 de larga, con los colores azul, blanco y azul púrpura. En el centro lleva bordado el emblema de la Asociación en hilos de oro y seda con una inscripción circular que dice: Caballeros de Santa María de Guadalupe, colocada sobre el hombro derecho y abrochada en la parte izquierda de la cintura, remata con un borlón azul y blanco. El escudo utilizado por la Asociación hasta 1974 fue el jarrón con azucenas, timbrado con la corona «Hispaniarum Regina» y circundado por una guirnalda. A partir de esta fecha con la creación del titulo de "Caballeros de Santa María de Guadalupe", se presenta  con leves reformas, el jarrón con azucenas, corona imperial y guirnaldas, con la inscripción de «Caballeros de Santa María de Guadalupe», confeccionado por Gala en 1973. El título de Caballero de Santa María de Guadalupe fue creado en 1974.

        Gran parte de los datos expuestos en esta página han sido publicados gracias a la amabilidad de la Real Asociación de Caballeros de Nuestra Sra. de Guadalupe, y muchos de ellos fueron sacados de las webs: http://www.caballerosdeguadalupe.com y http://www.lacoctelera.com/caballerosdeguadalupe. Blasones Hispanos quiere agradecer la colaboración prestada por la Real Asociación y  muy especialmente la de su Presidente D. Antonio Ramiro Chico.

ESTATUTOS: 

 

Más información en: http://www.caballerosdeguadalupe.com