Codradía Nuestra Sra. del Carmen de Molina de Aragón

Caballeros Hospitalarios de San Juan Bautista de Cádiz

Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro de Toledo

Asociación de Caballeros de Santa María de Guadalupe

Real Hermandad de Caballeros de San Fernando

Codradía del Santo Cáliz de la Cena de Valencia

Hermandad de Caballeros de San Juan de la Peña

Real Orden de Caballeros de Santa María de El Puig
Real Asociación de Caballeros del Monaterio de Yuste

Capítulo de Caballeros del Corpus Christi de Toledo

Capítulo de Nobles Caballeros de Isabel La Católica

Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer

Cavallers del Centenar de la Ploma del Reino de Valencia

Cofradía Internacional de Investigadores de Toledo

Caballeros y Damas del Rey Fernando Guanarteme

Imperial Orden Hispánica de Carlos V

Ballesteros e Hijosdalgo de San Felipe y Santiago

Descendientes de las Reales Guardias Walonas

Custodios Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana

Real Gremio de Halconeros de España

Caballeros del Antiguo Reino de la Corona de Aragón

Archicofradía Santísimo Cristo del Salvador de Valencia

Volver a Hermandades y Asociaciones de Caballeros

 

        Históricamente se encuentra fehacientemente datada la existencia y hechos de un Capítulo de Caballeros denominado "Hermandad de los Caballeros Escuderos Hijosdalgos de la Junta de Río de Orvina", lo cual, según las crónicas, remonta su fundación a los tiempos del padre del Cid, el infanzón Diego Lainez, quien conquistó el Castillo de Ubierna a los navarros en el año 1055, habiendo perdurado noticias de la misma en diversos códices del medioevo. Del mismo modo queda datada la existencia de un Códice-Padrón de la Hermandad, que fue retomado en el año 1585 y continuado en otro desde el año 1784 hasta 1872.

        La tradición nos cuenta que el Capitulo de Hijosdalgo se reunía cada tres años en la Ermita del Sr. Santiago y al destruirse esta, pasó a la de Nuestra Señora de Montes Claros de Ubierna, trasladándose en cada ocasión el arca con los documentos y ejecutorias de los caballeros, la cual quedaba en casa de un hijodalgo de Ubierna, custodiando sus dos llaves, dos hijosdalgos claveros que habían de ser vecinos de las poblaciones de "Ontomín" y "Sotopalacios". En 1587 la fecha de reunión del capítulo se cambió del 1º. de mayo (día de San Felipe y Santiago), al 2º. de Pentecostés.

        El 30 de mayo de 1706, debido a sucesos lamentables, se pierde parte de la documentación y padrones del Capítulo, aunque se recupera la tradición confirmándose una nueva junta, que se vuelve a reunir en 1892, no volviendo a hacerlo más hasta 1920, año en el cual D. Juan Antonio Llano, recupera el Códice perdido con otros documentos instituyéndose entonces la Hermandad como heredera y depositaria de la muy antigua Hermandad de Caballeros.

 

        Fue en las últimas décadas del siglo pasado cuando esta Hermandad, ya reconstituida, vive Capítulos de renombrada trascendencia, como son el de 1951, presidido por Fray Justo Pérez de Urbel, el de 1971 en el que la Hermandad aumenta sensiblemente el número de sus miembros, o el de 1997 en el que se conmemora, en Consuegra, el novecientos aniversario de la muerte de Diego Rodríguez, hijo del Cid. Pero realmente fue el abogado burgalés D. José María Codón Fernández, el que impulsa a esta Hermandad instituyéndola en Ubierna, al ser nombrado Maestre General. Dedicándose hasta su muerte en 2003 a proyectarla hacia fines culturales y a la recuperación del “legado cidiano”.

        El manto capitular de esta Hermandad es blanco marfil forrado de rojo, cuello rojo perfilado de oro, cerrado con un cordón dorado. A ambos lados del manto el escudo corporativo con la cruz flordelisada en color púrpura y las "armás atribuidas al Cid" con bordura de oro. El juramento y recibimiento de nuevos miembros se suele efectuar en el monasterio cisterciense de San Pedro de Cerdeña.

 
 

        Su enseña corporativa, al contrario de lo que hasta ahora se estaba publicando por casi todos, no es la espada “Tizona” del Cid, aunque no le faltaría razón simbólica, sino como nos apunta el Dr. de Montells, es una cruz flordelisada de gules cargada con un centro circular, con las armas "atribuidas al Campeador" y una bordura azur donde se lee el nombre completo de la Institución.

Más información en:  http://merindadrioubierna.com/?page_id=847