Soberana Orden de MaltaOrden TeutónicaOrden de San LázaroVolver a Órdenes de Caballería

 

     La Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén nació en la época de las Cruzadas y fue iniciativa de Godofredo de Bouillón, el conquistador de los Santos Lugares, en la Primera Cruzada, armando cincuenta caballeros sobre el sepulcro del Redentor. Una Cruzada que se caracterizó por la violencia de la lucha: el mismo Godofredo declaró que al entrar en Jerusalén, los caballos de las huestes cristianas galopaban sobre ríos de sangre y que esta "llegaba hasta las rodillas de sus monturas". Aunque lo afirmado parece un tanto exagerado, lo cierto es que, en efecto, la batalla fue sumamente sangrienta lo que no deja de ser un contrasentido; allí donde Jesús predicó la paz entre todos los hombres, hubo lucha, sufrimiento y muerte.

 

 
 

        En lo que respecta a la Orden del Santo Sepulcro, no cabe la menor duda de que, en efecto, en su fundación participaron cincuenta caballeros y así lo hace notar el poeta Torcuato Tasso: "Son cincuenta guerrier he in pure argetnto. Apiegan la tronfal perpetua coce".  

        Esta Orden constituye una de las cinco que se instituyeron en los Santos Lugares: La Orden del Temple, la Orden de San Juan de Jerusalén, La Orden del Santo Sepulcro, los Caballeros Teutónicos, y la Orden de los Lazaristas. Los primeros custodiaban el Templo y llevaban la cruz "paté" de gules; los segundos usaban la cruz blanca de ocho puntas: los terceros fueron llamados en su origen sepulturistas, los primeros freires de la Orden que estudiamos; los Caballeros Teutónicos cuidaban del Hospital de Santa María y los Lazaristas asistían a los leprosos y se distinguieron por la cruz verde de ocho puntas. Los sepulturistas estuvieron encargados del Sepulcro desde el año 1098. Desde un comienzo tomaron gran incremento y estaban obligados a aportar 1000 sirvientes de armas; los Templarios presentaban los caballeros y los de San Juan de Jerusalén, 50. En la  corte del rey de Jerusalén tenía que haber constantemente 100 Caballeros del Santo Sepulcro con el objeto de cubrir las expediciones militares que se fueran presentando. Tal cosa motivó que los  caballeros de esta Orden tomaran parte en casi todos los hechos de armas a partir del  año 1123,

 

luchando al lado del rey Balduino de Jerusalén. Estuvieron en en el sitio de Tiro, en el año 1128 en la toma del castillo de Monteferrand, en 1146, en el sitio de Damasco, en 1153 en la toma de Arcalea, en 1182 en la batalla de Bethsan, en 1180 en el sitio de San Juan de Acre, en el que murió, combatiendo, el Prior de la Orden.

     

        Con la toma de Jerusalén por los turcos, los caballeros del Santo Sepulcro se trasladaron a Europa, extendiéndose por Polonia, Francia, Alemania, y Flandes, instituyendo diversos conventos entre los que pueden citarse los de Parma, Perusa y París.

        Habrá que decir que al estar encargado los franciscanos de Tierra Santa, el Papa León X los autorizó para armar caballeros del Santo Sepulcro a cuantos peregrinos llegaban a Jerusalén y así lo solicitaban, siendo condición indispensable pertenecer a familias principales de Europa.

        En el año 1480, el Papa Inocencio VII decidió incorporar la Orden del Santo Sepulcro a la de Jerusalén y más tarde, el Pontífice Pío X se reservó el Gran Maestrazgo en el año 1904.

        En lo que respecta al distintivo, los caballeros de esta Orden utilizaban la cruz potenzada roja en el manto, divina heráldica de Jerusalén, y la cruz patriarcal de doble traviesa sobre el pecho. En lo que toca al uniforme, con ligeros variantes según los países, es de paño blanco, con charreteras de coronal, espada y sombrero de dos puntas.

        En la antigüedad existían tres clases de caballeros: De Honor y Devoción, los de Justicia y los de Gracia Magistral, nombrados por el Gran Maestre título honorífico. En la actualidad, la Orden se divide en tres grados: Caballeros, Comendadores y Grandes Cruces.

 

UNIFORMES Y ATUENDOS

Uniforme año 1977 Dignatario con manto capitular Prelado Dama con manto y caballero en ámbito civil Caballero (1977)
 

EMBLEMAS PARA LOS BIRRETES

Caballero Comendador Comendador con placa o Gran Oficial Caballero Gran Cruz Caballero del Collar
 

        Para indicar la descendencia de la orden al Patriarca de Jerusalén, en las iglesias de esta Orden siempre se ostentaba en su fachada la cruz patriarcal de doble traviesa. Por el breve pontificio de 1907, el Papa Pío X se reservó el Gran Maestrazgo de la Orden, nombrando lugarteniente suyo al Gran Patriarca latino de Jerusalén.

 


Birrete

        Actualmente la Orden tiene una estructura jerarquizada, a cuyo vértice se encuentra el Cardenal Gran Maestre. El mismo es nominado directamente por Su Santidad el Papa.

        El Gran Maestre, para las tareas de gobierno cuenta con un ente consultivo denominado “Il Gran Magistero”. La Presidencia del mismo está constituida por un Gobernador General auxiliado por un Vicegobernador y por un Caballero responsable del Órgano Ejecutivo del ente.       


Sombrero bicornio

 
         La estructura operativa de la Orden se vertébra en:
  A).- Estructura Eclesiástica
  B).- Estructura Laica.

        Las dignidades responsables de la primero son: El Canciller y el Canciller de Ceremonias. La dirección de la estructura Laica recae sobre El gobernador General.

        La Orden se divide en Lugartenientias, bajo la dirección de un Lugarteniente. Éstas a su vez se subdividen en Secciones y posteriormente en delegaciones. En la actualidad se subdivide en 52 Lugartenientias, 24 de ellas en Europa, 15 en América del Norte, 5 en América del sur y 6 en Australia y Extremo Oriente. En el día de hoy se pueden contar unos 20.000 miembros repartidos por todo el mundo.

 

 

 

Diploma (pincha en la imagen para mayor tamaño)

     

ALGUNAS DE LAS INSIGNIAS ACTUALES DE LA ORDEN

Caballero del Collar

Caballero Gran Cruz

Comendador con Placa

Comendador

Caballero

 

        En lo que se refiere a esta orden en España, hay que decir que al encontrarse el país en la época de la Reconquista, no había que salir de él para luchar contra los mahometanos. Claro que de esta labor se encargaban en alto grado los Caballeros Templarios hasta el punto que, en Cataluña, el conde soberano Ramón Berenguer III tomó el hábito de esta orden. En Aragón, el rey Alfonso I "el Batallador" quiso hacer otro tanto, pero eligiendo la Orden del Santo Sepulcro, y la instituyó heredera de su reino y dominios, conjuntamente con la del Hospital y la del Temple, según su testamento de 1134. He aquí como, de hecho, quedaban tres órdenes Militares como soberanas del reino de Aragón, hecho insólito no dado hasta entonces. No obstante sus Maestres tuvieron el buen tino de declinar dicha soberanía sobre todo al comprobar que el reino se alborotaba por lo que decidieron ceder sus derechos al Conde soberano de Barcelona Ramón Berenguer IV que así ceñía en sus sienes la Corona de Aragón. Muy agradecido por la merced, el soberano catalán ingresó en la Orden del Santo Sepulcro, pero sin renunciar a la gobernación de sus Estados, con lo cual la citada orden quedó firmemente asentada en Cataluña. Las otras dos Ordenes Templarios y Hospitales, renunciaron asimismo a sus derechos sobre la corona de Aragón y el asunto quedó definitivamente resuelto. Los caballeros del Santo Sepulcro continuaron batallando contra los musulmanes hasta el punto que el rey Jaime I, el Conquistador los hizo objeto de grandes y ricas mercedes.

        Los caballeros españoles, por privilegio papal,  son Canónigos Honorarios de la Colegiata del Sto. Sepulcro de Calatayud (Zaragoza), es por lo que llevan la Cruz Patriarcal colgada del pecho.

        Para indicar la descendencia de la orden al Patriarca de Jerusalén, en las iglesias de esta Orden siempre se ostentaba en su fachada la cruz patriarcal de doble traviesa. Por el breve pontificio de 1907, el Papa Pío X se reservó el Gran Maestrazgo de la Orden, nombrando lugarteniente suyo al Gran Patriarca latino de Jerusalén.


Cruz patriarcal

 
Muceta Capa corta Manto capitular Uniforme
 

        El uniforme de los capitulares nobles de España consiste en la casaca blanca, con chorreras de coronel y la cruz roja quíntuple en el pecho. Pantalón azul con franjas doradas. Sombrero bicornio. Para el oro: manto blanco con golilla y birrete negro.

        La capa de paseo y el manto ostentan también la cruz roja potenzada, con las cuatro cruces más pequeñas en los ángulos. La venera lleva como divisa la cruz patriarcal de doble.

        Además de lo mencionado, los caballeros españoles, en la uniformidad, presentan las siguientes particularidades:
                - Visten dos "capas" distintas para diferentes actos, cosa no usual en el resto de los países.
                - Para las ceremonias religiosas propias de las Lugartenencias de España visten el llamado manto capitular (similar al de las órdenes españolas).
                - Para las ceremonias que no son propias de la Lugartenencia o actos en el extranjero los caballeros españoles visten la "capa corta" al igual que el resto de los caballeros de otros países.
                - Como prenda de cabeza, cuando visten el manto capitular, llevan un birrete (también parecido al de las órdenes españolas) en lugar de la boina que llevan los caballeros extranjeros.

Agradecemos la aportación y colaboración que nos ha prestado D. Mauricio de Barreda, Caballero de la Orden del Santo Sepulcro