Insigne Orden del Toisón de Oro  

        La Orden Civil de la Solidaridad Social fue creada por el Real Decreto 407/1988, de 22 de abril (BOE del 30), a propuesta de don Manuel Chaves González, entonces Ministro de Trabajo y Seguridad Social. Transferidas estas competencias al nuevo Ministerio de Asuntos Sociales, su Reglamento se estableció por la Orden Ministerial de 17 de abril de 1989 (BOE del 29), modificado por otra Orden Ministerial de 9 de julio de 1997 (BOE del 21). Sustituye a la Orden Civil de Beneficencia (creada en 1856 y justamente apreciada en su largo devenir histórico), y se destina a premiar a las personas físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras, que se hayan distinguido de modo extraordinario en la promoción o desarrollo de actividades y servicios relacionados con  la acción social, que  hayan

 

 
Real y Distinguida Orden Española de Carlos III
Real Ord. de Damas Nobles de la Reina Mª. Luisa
Real Orden de Isabel la Católica
Orden Civil de Alfonso X el Sabio
Ord. del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario
Orden del Mérito Civil
Orden de África
Orden Civil de Sanidad
Orden de la Cruz de San Raimundo de Peñafort
Orden de Cisneros
Real Orden del Mérito Deportivo
Orden Civil de la Solidaridad Social
Órdenes Civiles extinguidas o en desuso
Volver a Reales Órdenes Civiles
redundado en beneficio del bienestar social.
 

        La Orden tiene su cancillería en la Secretaría General de Asunto Sociales. Cuenta con un consejo, al que corresponde ostentar la representación corporativa de la Orden, y que se compone de un canciller (el propio Ministro), un vicecanciller (la secretaria de estado de Asunto Sociales), varios vocales (cinco altos cargos del Ministerio), y un secretario (uno de los subdirectores generales del Ministerio, de libre designación por el Ministro). Advirtamos cómo este órgano corporativo no está formado por los propios agraciados y componentes de la Orden, sino por personal funcionario, técnico y administrativo, ajeno a ella.

        El artículo 2º del reglamento especifica que los méritos necesarios para obtener esta distinción: se trata de aquellos esfuerzos, bien individuales o colectivos, en pro de los siguientes objetivos: la promoción, el fomento y la consecución de las condiciones que posibiliten la plena participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social, contribuyendo a eliminar cuantas discriminaciones existan por razón de nacimiento, origen, raza, edad, sexo, condición física o psíquica, religión, ideología, cultura o cualquier otra circunstancia personal, económica o social, avanzando así también en la igualdad de oportunidades y de trato para todas las personas. El desarrollo, profundización y consolidación de los derechos sociales, especialmente en los aspectos relacionados con la protección social. La promoción de la organización y movilización del tejido social en pro de una sociedad más participativa, más justa y más solidaria. Notemos que la primera parte de estos requisitos se inspira en el conocido artículo 14 de la Constitución de 1978, sobre la no discriminación de los españoles en cuanto a sus derechos fundamentales.

        Los artículos 3º y 5º al 9º, establecen el procedimiento de concesión, que pude iniciarse de oficio ―a propuesta de cualquier órgano de las Administraciones Públicas del Estado―, o a instancia de entidades, organizaciones y asociaciones no lucrativas; nunca por parte del propio interesado. Los miembros de la Orden pueden ser expulsados de la misma por la comisión de un delito doloso, o cuando conste pública y notoriamente que abandonen el deber de la solidaridad social.

 

 

 

        La Orden conserva, con aproximación, las mismas categorías de su antecesora la Orden Civil de Beneficencia, es decir la gran cruz, la cruz de oro y la cruz de plata. La insignia debe su diseño a los grabadores de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Para la gran cruz consiste en una cruz céltica de plata sobre-dorada, de 4,5 centímetros, sobre la cual se dispone una medalla circular del mismo metal en la cual se representan estilizadas cinco figuras humanas en actitud de abrazarse entre sí, y en lo alto y bajo, dos cintas doradas con la leyenda Solidaridad Social; rodea esta medalla una corona de laurel, de color verde. El reverso es idéntico, y muestra la medalla cargada del Escudo de España en sus colores, de 3,3 centímetros de alto por 3 centímetros de ancho, rodeado de la misma corona de laurel de color verde. Esta medalla pende de una cinta de color carmesí. La insignia de la cruz de oro es idéntica a la gran cruz, pero la corona de laurel es dorada y no verde, y sobre la cinta lleva un pasador de oro, La insignia de la cruz de plata es en todo semejante a las anteriores, pero toda construida en plata, y con un pasador de plata sobre la cinta.

        La primera gran cruz correspondió a los Voluntarios del Comité Olímpico de Barcelona 92. Con la misma distinción han sido posteriormente condecorados la Madre Teresa de Calcuta, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, UNICEF y las asociaciones del Proyecto Hombre y Nuevo Futuro entre otras. La  primera  medalla de oro, a la Confederación Española

 

de Federaciones y Asociaciones Pro Personas Deficientes Mentales; también la han recibido Mensajeros de la Paz, Cáritas Española, las Hermanas de los Ancianos desamparados y Aldeas Infantiles SOS. La primera medalla de plata distinguió la labor de don Antonio Gómez Aguilar, cura párroco cordobés.

 
 

     La información expuesta ha sido obtenida de la obra "Las Órdenes y Condecoraciones Civiles del Reino de España", de D. Alfonso de Ceballos-Escalera y Gila y D. Fernando García-Mercadal y García Loygorri.